SINOPSIS: En ocasiones, la vida te quema en las manos. Andrea nunca sabe qué le apetece más, si besar a Tanner o atizarle un puñetazo. Tanner es un chico guapísimo, de mirada soñolienta y cuerpazo de bombero, pero también un ligón de marca mayor. Cuando están juntos, no pueden pasar más de cinco minutos sin discutir. Hasta ahora. Tanner sabe que Andrea y él mantienen una tempestuosa relación de amor/odio desde el instante en que cruzaron las miradas, pero le gustaría dejar el odio a un lado para concentrarse en el amor.
La desea. Hoy. Mañana.
Pero cuanto más la conoce, más se da cuenta de que Andrea tiene un problema. La chica se tambalea al borde del abismo, y cada vez que intenta aferrarla ella resbala entre sus dedos. Andrea ha perdido el control de su vida, y Tanner no puede hacer nada por rescatarla. Cuando todo se desmorone y ella se precipite a un pozo sin fondo, solo ella podrá rescatarse a sí misma. A veces la vida te obliga a trabajar duro para que la historia tenga un final feliz.

En el mes de agosto Ediciones Urano trajo la segunda parte de la duología que comenzó con Como el hielo. En este caso la historia se centra Andrea y en Tanner, amigos de Syd y Kyler (protagonistas del libro anterior). Cuando los cuatro deciden pasar una semana de vacaciones en una cabaña en Virginia, la relación de tensión y peleas entre nuestros protagonistas va a llegar a un nuevo nivel.

Con Jennifer solo espero libros con romance que sean divertidos y ágiles de leer, quizá ya que Como el hielo fue mucho más superficial pensé que este también mantendría ese tono. Sin embargo, me sorprendió encontrarme con más drama de lo que esperaba. Andrea es una chica que no ha tenido una vida difícil salvo la continua sensación de que ha defraudado a sus padres al cambiarse de carrera, por eso se refugia en el alcohol. Por otro lado, Tanner es un bombero que quiere entrar a la policía, dejó su vida de mujeriego atrás y está considerando seriamente algo más serio. No hay mucho más que contar sobre ellos, la verdad.

La primera mitad del libro era todo lo que esperaba de la autora, ese tono ligero y divertido, muchas escenas de amor-odio entre los protagonistas y la constante tensión sexual. Cuando cruzamos la mitad los problemas de Andrea se vuelven más fuertes y la sensación de frustración de Tanner no ayuda mucho. En esta segunda parte todo el tema del romance y la tensión sexual es dejada de lado para centrarnos en el alcoholismo de Andrea y los motivos detrás como la depresión y la ansiedad. Admito que me gusta que se toquen estos temas, sobre todo porque el enfoque de la autora es que a cualquiera le puede pasar, no es necesario tener una historia trágica detrás. Sin embargo, la forma en que trató todo es bastante ligera, casi siempre volviendo a la idea del romance o con un tono algo idealista.

Es por esto que Como el fuego contiene más drama que su primera parte, nos muestra el alcoholismo y enfermedades mentales como la depresión y ansiedad, siempre con ese componente divertido y la clásica tensión sexual entre sus personajes que Jennifer suele aportar.

Muchas gracias a la editorial por el ejemplar.

Autor: Jennifer L. Armentrout
Editorial: Urano – Titania
N° de páginas: 256
ISBN13: 9788416327607
Idioma: Español
Precio: $12.900

Jennifer L. Armentrout (Estados Unidos, 1980)-. Vive en Martinsburg, Virginia Occidental. Cuando no está escribiendo, pasa su tiempo leyendo, viendo películas malas de zombis o paseando con su marido y su Jack Russell, Loki. Sus sueños de convertirse en escritora se iniciaron en las clases de algebra, lo que explica sus malas notas en matemáticas. Jennifer escribe YA paranormal, ciencia ficción, fantasía y romance contemporáneo. También escribe novelas para adultos bajo el seudónimo de J. Lynn.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES