SINOPSIS: Un grupo de hermanos crece en lo que acaba convirtiéndose en la casa encantada más famosa del país. Ya como adultos, viéndose obligados a reunirse tras una tragedia, la familia tendrá que afrontar los fantasmas del pasado… Adaptación de la novela homónima de Shirley Jackson.

Este viernes 12 de octubre llegó a la plataforma de Netflix la serie La maldición de Hill House, una adaptación del libro homónimo de la autora Shirley Jackson de 1959. Una serie de terror que relata la historia en el pasado y presente de la familia Crain compuesta por Liv y Hugh (los padres), Steven, Theo, Shirley, Nellie y Luke (los hijos). Estos llegan a Hill House con la intención de remodelarla para luego venderla, sin embargo, un trágico evento ocurre que impide que esto se lleve a cabo. En el presente vemos cómo la familia se desmorona a medida que cada integrante debe buscar una forma de lidiar con los fantasmas del pasado.

En mi opinión las películas o series de terror para que funcionen deben tener un componente humano. Tienen que contar con personajes por los cuales sientas cariño o empatía, porque si estos no te importan no vas a sentir miedo por lo que pueda ocurrirles. En este aspecto La maldición de Hill House lo logra a la perfección, terminamos empatizando con todos los miembros de la familia, con algunos en mayor medida que con otros. Además, el hecho de ver a la familia en su estado previo al incidente y compararla con su condición actual es desgarrador. Lo mismo ocurre al comparar el presente y pasado de personajes como Nellie y Luke, los hijos menores.

La serie ondula entre los momentos tensos y de terror y otros más tranquilos pero con un fuerte componente emocional. Si tuviera que decir qué fue lo que sentí viéndola diría que miedo y pena. Maneja muy bien los momentos tensos que crean expectativa y, aun sabiendo que se viene “algo”, logra provocar un pequeño susto. Incluso hay escenas que resultan aterradoras por lo lento que transcurren o lo explícito que se muestra, sin necesidad de recurrir a un screamer. Por el otro lado, la historia emocional de los Crain resultó ser dolorosa, incluso hay pequeños detalles en los que no se entra en detalles pero que te dan a entender un sufrimiento enorme por parte de algunos miembros.

Con respecto a las actuaciones estas son impecables, en especial me gustó mucho Carla Gugino en su rol de la madre de los Crain. Logra producir la calidez de su rol como madre, al mismo tiempo que desconcierta con sus actitudes y te hace dudar de lo que pasa por su cabeza. Sobre la fotografía, ambientación y banda sonora es impecable. La mansión logra pasar a ser un personaje más de la historia, vemos tantas tomas de sus pasillos y habitaciones que casi podemos sentir que estamos ahí. Logran una atmósfera de terror y suspenso muy buena. Además, hay algunas escenas maravillosas como al inicio del capítulo 6 con tomas continuas y giros de cámara que realmente me fascinaron.

Para terminar, La maldición de Hill House es una serie de terror que maneja muy bien los momentos de tensión con los emotivos. Logra que la audiencia se encariñe con los personajes y su historia, además, de mostrar una dinámica familiar interesante y bien llevada a cabo. Tiene escenas en verdad perturbadoras que van a provocar más que algún susto y otras desgarradoras. No es una serie que solo vaya a asustarlos, no es el único fin que tiene y por eso, en mi opinión, funciona. Por lejos de las mejores series que he visto en lo que va del año.

Aquí tienen el trailer:

Director: Mike Flanagan.
Elenco: Carla Gugino, Michiel Huisman, Henry Thomas, McKenna Grace, Timothy Hutton, Violet McGraw, Victoria Pedretti, Lulu Wilson, Julian Hilliard, Oliver Jackson-Cohen, Elizabeth Reaser, Kate Siegel, Paxton Singleton.
Año: 2018.
País: USA.
Temporadas: 1
Capítulos: 10
Duración por capítulo: 50 min. – 1 hr.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES