SINOPSIS: No tiene aliados. No tiene el trono. Todo lo que tiene es lo que siempre tuvo: a sí misma.Después de fallar en asegurar el trono de Valaquia, Lada Dracul castigará a cualquiera que se atreva a cruzarse en su camino lleno de sangre. Rebosante de una rabia incontenible, viaja por el campo con sus hombres, acompañada de su amigo de la infancia Bogdan, aterrorizando las tierras. Pero la fuerza bruta no está dándole a Lada lo que quiere. Y pensar en Mehmed le trae poco consuelo a su corazón espinado. No hay tiempo para preguntarse si aún piensa en ella, o si la ama. Ella lo dejó antes de que él pudiera dejarla.

Lo que Lada necesita es la sutileza y habilidad de su hermano menor Radu. Pero Mehmed lo envió a Constantinopla—y no hay misión diplomática. Mehmed quiere el control de la ciudad, y Radu se ha ganado un indeseado lugar como espía en las líneas enemigas. Radu desea la feroz confianza de su hermana—pero por primera vez en su vida, rechaza su inesperado pedido de ayuda. Dividido entre lealtades a la fe, a los Otomanos, y a Mehmed, sabe que no le debe nada a Lada. Si ella muere, él nunca podría perdonárselo—pero si falla en Constantinopla, ¿lo perdonará Mehmed?

Mientras las naciones caen a su alrededor, los hermanos Dracul deben decidir: ¿qué sacrificarán para alcanzar sus destinos? Imperios serán derribados, tronos serán ganados…y almas serán perdidas.

En junio reseñamos Hija de las tinieblas, la primera parte de una trilogía que más que ser un retelling de Drácula funciona como ficción histórica ya que se basa en el personaje real que inspiró la novela. Hoy les traemos la reseña de la segunda entrega gracias a Editorial Zig-Zag llamada Renace de las sombras. Como suele ocurrir en sagas habrá spoilers de la primera parte, mas no de esta.

Lada se alejó del Imperio Otomano y de Mehmed y su hermano, Radu. Está decidida a ser quien siempre quiso ser: el príncipe de Valaquia. Por otro lado, Radu sigue junto a Mehmed atento a servirle en todo lo que este desee y anhelando ser algo más que solo un amigo cercano.

Al final de Hija de las tinieblas Lada se iba con un pequeño ejército de hombres fieles a ella y la orden de Mehmed de que reinaría Valaquia. Sin embargo, las cosas no funcionan como ella esperaba y se encuentra en una situación precaria sin aliados ni esperanzas de conseguir el trono. Sin embargo, su fiereza y el apoyo de alianzas pasadas la ayudan a avanzar en su cruzada. Por desgracia, no todos están emocionados con la idea de apoyar un príncipe mujer y tendrá que usar todo lo que ha aprendido para poder ganarse su lugar. Ya no vemos a Lada luchar contra lo que se espera de ella, se sabe como guerrera y no pretende ser otra cosa. Al mismo tiempo, su lucha es por ser digna de ser seguida por sus hombres y merecer la confianza que tiene de ellos y de las personas que la siguen.

Si leyeron mi reseña anterior, saben que tengo un conflicto con Radu y en este libro eso no cambió hasta el final. Para Radu todo el mundo es el sultán, en un momento ni siquiera sabe por qué es realmente importante conquistar Constantinopla, solo sabe que Mehmed lo desea y eso es una orden para él. Todos sus capítulos me resultaron agotadores porque todos  (menos los últimos) se centran en su deseo de ser útil para el sultán, en añorar que lo quiera, en envidiar a Lada y extrañarla al mismo tiempo. Todo repitiéndose en un bucle que si no fuera por su esposa, Nazira, poco avanzaría. Me gustó que ella demostrara que no hay necesidad de tener la fiereza de Lada para sobrevivir en el mundo sino que se puede hacer con sutileza, engañando a todos sin que se den cuenta y manipulándolos con sonrisas.

En Renace de las sombras tenemos dos historias de personajes (inspirados en personas reales) que tienen sueños y están dispuestos a todo por lograrlos. Sin embargo, una vez alcanzadas las metas se dan cuenta de que las cosas no eran como las pensaron en su momento. Vemos a Lada empezar a convertirse en el temido Vlad, el empalador y, al mismo tiempo, no podemos dejar de comprenderla y apoyarla porque tiene razón en sus motivos. Por otro lado, Radu aprende que el amor no debería permitir ni perdonar todo, aprende que puede ser manipulado y usado por alguien que lo ama y que, quizá, hay cosas más fuertes que el amor que él creía sagrado.

Renace de las sombras es una muy buena segunda parte de trilogía en la que los hermanos Dracul deben demostrar qué están dispuestos a hacer para lograr lo que desean y sus destinos, al mismo tiempo, saber si efectivamente ambas cosas se corresponden.

Muchas gracias a la editorial por el ejemplar para la reseña.

Autor: Kiersten White
Editorial: Zig-Zag – VRYA
N° de páginas: 488
ISBN13: 9789877473346
Idioma: Español
Precio: $12.000

Kiersten White (Estados Unidos, 1983)-. Autora best seller de The New York Times, reconocida por su sagas Hija de las tinieblas y Paranormal, entre otras. Vive con su familia cerca del océano en San Diego donde, a pesar de su perfección, sueña con lugares lejanos y tiempos aún más distantes. El oscuro descenso de Elizabeth Frankenstein es su nuevo libro retelling siniestro del clásico de Mary Wollstonecraft Shelley.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES