SINOPSIS: Un centenar de años en el futuro se libra una guerra entre los Cinco Dragones, las cinco familias que controlan las principales empresas industriales de la Luna. Todos los clanes se desviven por trepar hasta lo más alto de la cadena alimentaria con estrategias como matrimonios de conveniencia, espionaje industrial, secuestros y asesinatos masivos.
Gracias a su ingeniosa manipulación política y a su fuerza de voluntad, Lucas Corta consigue emerger de las cenizas de su empresa destruida y hacerse con el control de la Luna. Y la única persona que puede pararlo es una célebre abogada lunar: su hermana Ariel.
Ian MacDonald nos hace partícipes de la última batalla de los Dragones por la soberanía absoluta en el trepidante final de la trilogía «Luna».

Después de mucha espera llega a nuestras manos el final de esta trilogía, si no saben nada de ella pueden ir a leer la reseña de Luna nueva, su primera parte, que fue publicada a finales del 2016. En ese tiempo, esperamos un año para la segunda parte, Luna de lobos, y dos años luego de aquella para este final que inevitablemente nos hará rememorar por qué nos enamoramos de esta trilogía y por qué la Luna sigue –y seguirá– siendo implacable.

Si bien, después de un tiempo de que leímos la segunda parte nos cuesta recordar algunas cosas de la historia, el libro nos hace un breve resumen de quién es quién y qué está pasando en la Luna, así que no tengan miedo de tomar el libro luego de una gran pausa. Además, recuerden que en cada libro aparece una lista de personajes y un glosario, que se hace muy útil cuando un nombre particularmente largo –o particularmente oriental/ruso– se hace presente en la trama.

Sobrepasando esas dos trabas, la realidad es que la lectura se hace adictiva y muy emocionante, la cantidad de personajes hace que vayas de un lado al otro de la Luna y con ello entiendas el panorama completo de lo que sucede en las familias. La batalla sigue en pie, ya sea a través de las armas, en tribunales o en la política, y cada giro es un revés para alguien y una ventaja para otro. Una trama inteligente que nos lleva por un camino en el que nos cuesta distinguir un final claro, ¿quién gana? ¿Quién pierde? ¿Cómo quedamos en tablas?

Ya hemos perdido a personajes entrañables durante las entregas anteriores y en este caso vamos redescubriendo algunos de ellos que fueron dejados de lado en un principio o que han cambiado tanto que necesitamos conocer de nuevo. Los niños crecen y los adultos pierden y ganan en una vorágine de tramas que no podemos dejar de leer. Cada uno de los personajes te llega al corazón con su propio hilo y vas encariñándote incluso con los que menos creías que podría pasar.

Luego de tres libros, no es difícil pensar que es un Juego de tronos en la Luna, sin embargo, la trilogía de McDonald va un paso más allá y sabe cerrar historias de una manera que Martin no ha logrado (al menos de momento). Ya sabemos que los finales pueden matar o enaltecer un libro y en este caso lo mantiene en el nivel que ya hemos conocido anteriormente, con una gran trama y dejándonos con la sensación de que es solo una pausa en esta gran historia.

Luna ascendente es el broche de oro para una trilogía que nos ha encantado desde el primer momento. Un libro que no nos asegura la supervivencia de nadie y que en cada una de sus páginas hace que te enamores de una sociedad diferente que va evolucionando junto a su gente. Luna termina siendo un reflejo de lo que somos y de lo que nos mueve, un satélite que está a la vista de todos y que nos devuelve la mirada.

Autor: Ian McDonald
Editorial: Nova
N° de páginas: 464
ISBN13: 9788417347246
Idioma: Español
Precio: $17.000

Ian McDonald (Manchester, 31 de marzo de 1960) es un escritor de ciencia ficción y fantasía galés-irlandés. ​Sus novelas y cuentos a menudo hacen referencia a la situación en Irlanda del Norte, y hacen mención a los conflictos periódicos entre dos poblaciones con diferencias religiosas de origen. En 2004, su novela River of Gods recibió el Premio BSFA, que además le valió una nominación para el Premio Hugo a la mejor novela.​ En 2007, vuelve a ganar el Premio BSFA por la novela Brasyl, la que recibe una nueva nominación al Premio Hugo. Su novela corta The Djinn’s Wife ganó el Premio Hugo al mejor relato en 2007,​ además de recibir nuevamente un Premio BSFA. También ha recibido dos Grand Prix de l’Imaginaire por las traducciones de sus novelas King of Morning, Queen of Day en 2009 y por River of Gods’ en 2011.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES