SINOPSIS: En el primer volumen, dejamos al protagonista deseoso de saber qué se oculta detrás del cuadro titulado La muerte del comendador. También ha aprendido a convivir con los extraños personajes y objetos que lo envuelven desde que se instaló en la casa en las montañas. Y, a petición de su vecino, ha empezado a esbozar el retrato de una peculiar adolescente, Marie Akikawa. Pero cuando ésta, una tarde en que regresaba del colegio, desaparece misteriosamente, el protagonista se lanzará en su busca. Y para encontrarla no dudará en enfrentarse a lo desconocido, y tampoco a los terribles dilemas a los que su aventura va a conducirle. ¿Qué le ocurrió en el pasado al autor del cuadro La muerte del comendador? ¿Quién es el hombre sin rostro?… En este segundo libro, de ritmo acelerado y lleno de suspense, las incógnitas sembradas en el anterior volumen van desvelándose, y encajan en el lugar que deben ocupar, como en un puzzle, para que el lienzo entero cobre pleno sentido.

Novedad del mes de enero de Editorial Planeta es la segunda parte de la más reciente entrega del famoso autor Haruki Murakami llamada La muerte del comendador (libro 2). La reseña de la primera parte la pueden encontrar aquí.

La historia continua justo después del libro anterior, el protagonista está pintando el retrato de Marie Akikawa por petición de su enigmático vecino el señor Menshiki. Al mismo tiempo se dedica a pintar, por primera vez en mucho tiempo, otros cuadros por placer. Sin embargo, un día la joven desaparece y es su deber salvarla de un mundo de ideas y metáforas dobles.

En la primera entrega me quejé de que era una introducción que no llevaba a nada y leyendo esta tiene sentido. Estos libros no son una duología sino que directamente un libro partido a la mitad, de esta forma tiene sentido que en el primero no llegara a nada porque todo el condensado de acción (dentro de los estándares de Murakami) y clímax estaban en esta entrega. Creo que ese es mi mayor problema, porque salvo un motivo de ventas detrás, no veo la necesidad de dividir la historia. Sobre todo con un autor tan famoso que va a vender libros de 800 páginas sin problemas, porque ya lo ha hecho.

Fuera de lo mencionado con anterioridad, en este libro el autor nos lleva a un momento de clímax ocasionado por la desaparición de Marie y que se conecta con el famoso cuadro La muerte del comendador. Si han leído antes al autor sabrán que no quedarán con una sensación de cierre y conclusión habiendo entendido todo, aunque sí hay un cierre claro. Hay un juego con los conceptos de las ideas y las metáforas, con lo que consideramos cierto y lo que escogemos aceptar como cierto bastante interesante que puede gustarles.

En mi opinión no logra superar a Kafka en la orillaTokio Blues, aunque sí que logra recordar un poco esas primeras entregas del autor. Tiene todos los elementos que suelen encontrar, muchos momentos fantásticos llenos de simbolismos y diálogos interesantes. Para terminar, el tema del arte y la visión personal del protagonista me gustó mucho, sobre todo porque logró decir con palabras algo complejo que tiene que ver con el cómo se ven ciertas pinturas y cómo se sienten.

Si ya son fans de Murakami La muerte del comendador va a unirse a los libros llenos de ese aire de misterio y realismo que abundan en sus novelas. Un buen cierre para la historia que me deja satisfecha, quizá no el mejor y tampoco tiene esa chispa que tenían sus primeras novelas, pero sí se le acerca bastante.

Autor: Haruki Murakami
Editorial: Planeta – Tusquets Ediciones
N° de páginas: 496
ISBN13: 9789569961090
Precio: $21.900
Idioma: Español

Haruki Murakami (Japón, 1949)-. Es uno de los pocos autores japoneses que han dado el salto de escritor de prestigio a autor con grandes ventas en todo el mundo. Ha recibido numerosos premios, entre ellos el Noma, el Tanizaki, el Yomiuri, el Franz Kafka o el Jerusalem Prize, y su nombre suena reiteradamente como candidato al Nobel de Literatura.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES