Pages Navigation Menu

[Review de libro] Juan Buscamares

SINOPSIS: los océanos están secos. En un mundo asolado por tempestades, soldados, bandidos y fanáticos religiosos, Juan recorre el antiguo fondo del mar en su camión, buscando agua e intentando descifrar su propia historia. Acompañado de Aleluya, una enigmática mujer que comercia con su cuerpo a cambio de agua, el «Buscamares» iniciará este viaje con tintes místicos y oníricos que lo llevará a entender su extraño poder para modificar el clima, produciendo tormentas y diluvios de proporciones bíblicas: un poder oculto que se remonta a los tiempos de los incas. Publicado por primera vez en cuatro volúmenes entre 1996 y 2003, este clásico del cómic chileno editado en Francia, Italia, Brasil y Estados Unidos, entre otros, llega por primera vez en un tomo único y con material inédito, como reconocimiento al genio de Félix Vega y el alucinante universo que ha creado en estas páginas.

En el mes de septiembre llega a Chile la edición definitiva, integral, corregida y ampliada de Juan Buscamares que corresponde al primer cómic chileno editado en el extranjero del chileno Félix Vega. Esta edición llega 21 años después de la primera edición chilena en blanco y negro. Es bastante curioso que una novela gráfica que agarró cierta fama en otros países sea tan poco conocida en su propia tierra (en realidad, más que curioso es lo que suele ocurrir). Esto porque la historia de Juan Buscamares está enraizada en Sudamérica y en el cerro el Plomo, de hecho, a modo de prólogo se tiene la historia de la momia del cerro el Plomo.

La novela está dividida en cuatro capítulos que son las cuatro partes en la que se publicó: El agua, El aire, La tierra y El fuego. En el primero nos encontramos con un mundo en el que los mares se secaron y la lucha es por el agua. Se me hizo casi idéntico a Mad Max (hay que considerar que la fecha de publicación de este primer tomo fue en 1996) porque la gente andaba en unos camiones y eran todos violentos. Es un mundo caótico, de lucha a muerte sin motivo y en el que nadie ayuda a nadie solo porque sí.

El protagonista es Juan, un hombre que no tiene recuerdos de su infancia y quien es considerado casi un mesías por algunas personas. La verdad es que, por desgracia, no hay mucho que decir sobre el protagonista, porque no tiene mucha personalidad salvo su obsesión por Aleluya. Ella es el típico personaje femenino de este tipo de historias (piensen en todas las acompañantes de Indiana Jones), tampoco esperaba un gran aporte de este papel, por el año en el que escribió principalmente.

Por lejos lo mejor es la historia, es extraña, sí, pero logra atrapar de inmediato. Es un mundo fascinante y para el final las piezas de los distintos personajes van encajando hasta mostrar la historia detrás de todo lo que sucedió. Los dibujos son muy de la época, lo que me gustó más fue la aplicación de color en la historia, logra hacerla muy atrayente y visualmente amigable.

El mayor problema, en mi opinión, es que todo es muy rápido. Son solo 216 páginas que se pasan volando, la acción es instantánea, no hay mucho trasfondo en los personajes, ni explicación del mundo y toda la trama detrás se aclara demasiado deprisa. Me hubiese gustado que fuera más largo, que se tomara su tiempo en contar una historia que tiene mucho que decir.

Si les gustan las novelas gráficas no se pueden perder Juan Buscamares, es una gran novela en un ejemplar precioso que vale la pena tener en su librero.

Muchas gracias a la editorial por el ejemplar.

Autor: Félix Vega
Editorial: Planeta Cómic
N° de páginas: 216
ISBN13: 9789563602814
Idioma: Español
Precio: $19.900


Félix Vega (Chile, 1971).- Historietista chileno, hijo de la pintora Ana María Encina y del historietista Óscar Vega (uno de los creadores de Mampato). De muy joven decidió dedicarse a dibujar cómics y después de un periodo estudiando bellas artes se marchó a Francia donde comenzó a trabajar en el mercado editorial. Es el creador, entre otros del personaje Juan Buscamares , publicado por Casterman en Francia y por Norma Editorial en España.