Pages Navigation Menu

[Review de libro] Almaaz. Del pasado al legado.

SINOPSIS: Imagina cómo sería el mundo el 2050. Los autos, las personas, los cines… ¿Lo tienes? Ahora imagina que lo pierdes todo. Estás solo. Sin novia, sin amigos… sin tu vida. Bienvenido al proyecto Andrómeda.

De la mano Tríada Ediciones el 20 de abril se publicó el primer libro de la joven escritora chilena Carime Jackson dentro de su catálogo de Narrativa juvenil: Almaaz. Del pasado al legado. Una novela de ciencia ficción que tiene como protagonistas a Maya y Manuel, la primera una brillante ingeniera de solo 23 años que se encuentra cursando un postgrado en la universidad y Manuel, su profesor de literatura. Ambos habitantes de un Chile del año 2050 que son secuestrados bruscamente de sus vidas para aparecer en un ambiente por completo ajeno a lo que conocen, junto con otro grupo de personas en su misma condición. Es ahí cuando empieza la búsqueda por la verdad, tanto del motivo por el que todos se encuentran ahí, dónde están y, lo más importante, cómo recuperar sus vidas.

Partiendo con los personajes, ambos se salen de lo establecido dentro de la literatura juvenil. Pues Maya es una chica muy racional e inteligente, su mente funciona como una máquina y es capaz de procesar todo a una forma mucho más rápida que el promedio de la gente. Aunque eso no evita que toda esa racionalidad esté ahí también como un medio de defensa de ciertas inseguridades. Por otro lado, Manuel es un romántico. Enamorado de la literatura, los mitos y mucho más delicado en su trato con las personas. Ambos forman un muy buen equipo y logran hacer la lectura interesante por sus diferentes puntos de vista frente a las distintas situaciones en que se encuentran.

Un punto a favor muy llamativo es el mundo creado por Carime. El Chile del 2050, junto con todo lo que describen del mundo en general es asombroso. No porque sea fantasioso, sino porque es creíble. No es difícil imaginar que en solo unas décadas podamos estar en esa realidad. La autora usa los avances tecnológicos, tanto los más recientes como aquellos que están en fase de prueba y la actualidad (política, económica y, sobre todo, medioambiental) para crear esta realidad futura. Esto también se ve en la descripción del “lugar” en el que se encuentran los personajes, pues no es algo que exista, pero resulta creíble y entendible hasta cierto punto. Es muy fácil visualizar todo gracias a las descripciones, sin embargo, en ningún momento estas resultan agobiantes.

Hay mucho misterio en la trama, ya que vamos desvelando al mismo tiempo que con los protagonistas los distintos secretos que se esconden detrás de este secuestro masivo. Si bien, se va dando de a poco en un comienzo, el final resulta emocionante cuando todo es desvelado y esas pequeñas pistas cobran sentido. La historia no es trivial dentro del mundo, sino que una que carga con el peso de toda la humanidad.

El libro está más que recomendado. Personalmente, creo que es dentro de lo mejor que hay en la narrativa juvenil que se ha escrito en Chile y vale la pena darle la oportunidad a esta joven autora que promete.