SINOPSIS: El film narra la historia de un veterano de guerra, ex militar capitán John Carter (TAYLOR KITSCH), quien inexplicablemente es transportado hasta Marte donde, pese a su reticencia, se verá inmerso en un conflicto de proporciones épicas con los habitantes del planeta, entre los que se encuentran Tars Tarkas (WILLIEM DAFOE) y la cautivante Princesa Dejah Thoris (LYNN COLLINS). En un mundo al borde del colapso, Carter redescubrirá su humanidad al advertir que la supervivencia de Barsoom y su gente está en sus manos.

Por fin tuvimos oportunidad de ver en pantalla grande esta nueva película distribuida por los estudios Disney a nivel mundial –que gracias a Andes Films llegó a nuestro país –con una historia basada en una novela del reconocido autor estadounidense Edgar Rice Burroughs, que si no les suena, dentro de su extensa bibliografía fue el célebre creador de, ni más ni menos, el personaje –y sus respectivas historias –Tarzán.

Así llega “John Carter: Entre Dos mundos”, con ciencia ficción, aventuras, su romance entremedio en una película fluida, considerando sus dos horas y cuarto de duración.

Podemos notar desde un comienzo el alto presupuesto de la película, con una mezcla entre imágenes reales y muchas digitales, y una importancia dada al tema visual que se responde también al hecho de lanzarla también en formato tridimensional.

Su director Andrew Stanton, ganador de óscares con brillantes filmes como “Buscando a Nemo” y “Wall-E”, posee bagaje en la entretención, aunque no es lo mismo dirigir a personas en vez de un estudio de animación, y por ahí la profundidad de emociones o las sorpresas de la historia no lo son tanto.

Para el guión de “John Carter: Entre Dos mundos” trabajó junto a otro que ha pasado por Pixar Mark Andrews y Michael Chabon. Un desarrollo fácil y rápido que, sin espectacularidades de trasfondo, pero que se mantiene hasta su desenlace, contado como un extenso y único racconto que le brinda también a la historia el dinamismo necesario para una película de duración importante.

Para mantener la película existe un elemento preciso: el humor. Y para esto están desde los diálogos –algo insulsos a veces –hasta personajes específicos, donde destaca el “perro” que ofrece hasta emoción, y más que los personajes “reales”, quienes tampoco deslumbran con sus interpretaciones.

Tanto Taylor Kitsch (que saldrá en “Battleship” este año) como Lynn Collins ofrecen lo que tienen; una belleza visual típica y química (ambos actuaron en “Wolverine”), y le dan gracia a “John Carter: Entre Dos mundos” y, en el caso del personaje de Kitsch tiene la piedra angular de su drama con la historia de su esposa.

Y la escena de la batalla final es asombrosa y espectacular, aquí sí que sí. Algo corta, pero que se agradece totalmente, con un trabajado uso de la tecnología y secuencias de acción precisas.

Siempre en “John Carter: Entre Dos mundos”  es importante la aventura, y como tal éste es un ligero y entretenido panorama que se vive en Marte evocando con sus escenas con un aire a las películas B de antaño que se agradece entre tanto refrito de cómics que al parecer es casi lo único para convertir en producciones audiovisuales.

Director: Andrew Stanton
País: USA
Protagonistas: Taylor Kitsch, Lynn Collins, Willem Dafoe
Año: 2012
Duración: 2h 12min.

5 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES