SINOPSIS: Un director de teatro y su mujer, actriz, luchan por superar un divorcio que les lleva al extremo tanto en lo personal como en lo creativo. Mientras el pasado derrama sus huellas, una familia abre el corazón para cerrar las cicatrices del divorcio. Dirigida por el nominado al Óscar Noah Baumbach.

Hoy en día Netflix no nos resulta ajeno. Sabemos que la plataforma se ha enfocado en crear y producir nuevos contenidos, lo cual en ocasiones puede permitirnos encontrar verdaderas joyas. Si bien es cierto que algunas veces es necesario buscar “con pinzas”, en otras, el material salta a la vista.

Historia de un matrimonio o Marriage story (título en inglés) que fue estrenada en la plataforma en diciembre de 2019 es, a mi parecer, una película de aquellas. Su título que parece sugerente, nos genera (falsas) expectativas sobre el matrimonio, pero cuando nos adentramos en la sinopsis o en el trailer vemos que no todo es color de rosas. 

La historia se centra en Charlie y Nicole Barber, un exitoso matrimonio en la escena de New York. Charlie se desempeña como director de teatro mientras Nicole, protagoniza la obra que dirige su marido. A nivel profesional, las cosas parecen ir sobre ruedas pero en lo personal el matrimonio atraviesa una crisis que los lleva a tomar la decisión de separarse. Si bien en un comienzo intentan solucionar sus problemas y solicitar ayuda en una mediación, se dan cuenta que sus vidas han empezado a tomar rumbos distintos, generando así el quiebre definitivo. Nicole recibe una oferta de trabajo en Los Ángeles donde vive su familia, por lo que decide mudarse y llevar a su hijo Henry con ella. Allí comienzan las dificultades a la hora de decidir qué es lo mejor para el niño, mientras los padres atraviesan el complejo proceso del divorcio, ya que a pesar de que todavía hay amor, existen muchas diferencias irreconciliables entre ambos adultos y una infidelidad a cuestas. 

En general, puedo mencionar que es una película conmovedora pues no te puede dejar indiferente. En un momento u otro, tomas partido por uno de los personajes e incluso, puedes cambiar de parecer en distintos momentos de la cinta tomando partido por el otro personaje.

Respecto al reparto, es innegable ver que existe una gran complicidad entre los actores Scarlett Johansson y Adam Driver, generando así una atmósfera especial y una gran química entre los personajes, por lo que resulta una pareja amada  y memorable (o al menos querida). 

Por otra parte, otro de los aspectos que me llevó a conectarme con la cinta fue que es un reflejo de la realidad en tanto que cuenta con altos y bajos, está llena de sorpresas y de conflictos, por lo que de una u otra forma tenemos que lidiar con ellos. En ese sentido rompe con las ideas preconcebidas que tenemos sobre las relaciones de pareja, en donde todo es perfecto. Aquí, en las 2 horas y 16 minutos podemos ver que es más complejo, que la falta de comunicación, la rutina e incluso el aislamiento pueden desgastar una relación. En ese sentido, también se muestra cómo ambos adultos se encuentran dañados y dañan al otro en su desesperado intento de no decaer en el camino del divorcio, mientras al mismo tiempo tratan de mantener una relación cordial por el bien de su hijo. 

A mi parecer, es una especie de crónica de una muerte anunciada, en donde todos sabemos que las cosas van mal pero aun así tenemos la esperanza de un final feliz, pero es necesario recordar que los finales felices pueden tener distintas formas. 

Para finalizar, creo que es necesario mencionar que sus nominaciones a la temporada de premios (Globos de Oro, Oscars, otros) son completamente merecidas y, es una película que hay que ver.

 

Título Original: Marriage story
Director: Noah Baumbach
Reparto: Scarlett Johansson, Adam Driver, Laura Dern, Alan Alda y Ray Liotta.
Género: Drama
País: USA
Año: 2019
Duración: 2 hrs. 16 min

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Gabrielle Le Fay

Facebook

COLABORADORES