Pages Navigation Menu

EN DVD: Un Momento Para Recordar

SINOPSIS: Kim Su-jin es una joven de noble corazón, confiada y bastante olvidadiza que ha salido de una relación con un hombre casado donde ella sufrió mucho. Choi Chul-soo es un joven bastante recio y solitario que se dedica a la carpintería, y que de niño fue abandonado por su madre. Estas personalidades un tanto diferentes tendrán un primer encuentro de una manera poco común. Sin embargo, Su-jin volverá a ver a Chul-soo saliendo de la construcción que dirige su padre. Su-jin y Chul-soo comenzarían una relación  y vivirán un hermoso amor, pero su amor tendrá que pasar por una muy difícil prueba.

TÍTULO ORIGINAL: Nae meorisokui jiwoogae (A Moment to Remember)
AÑO: 2004
DURACIÓN: 117 min. (Versión normal) 144 min. (Corte del director)
PAÍS: Corea del Sur
DIRECTOR: John H. Lee
GUIÓN: John H. Lee, Yeong-ha Kim
MÚSICA: Tae-won Kim
FOTOGRAFÍA: Jun-gyu Lee
REPARTO: Woo-sung Jung, Ye-jin Son, Jong-hak Baek,
Sun-jin Lee, Sang-gyu Park, Hie-ryeong Kim
GÉNERO: Romance / Drama

Existen dos problemas con “Un Momento Para Recordar”. El primero es que la edición del director –o “director’s cut” para los gringos –es muy larga, y no pude verla de una tirada.

Otro problema es que uno nunca confía ciegamente en los subtítulos de los dvds asiáticos, debido principalmente a la falta de profesionalismo en el trabajo. Y de hecho esta no es la excepción con claros errores de traducción que hasta yo –sin tener idea de coreano –pude percibir.

Esta película –así como “My Sassy Girl” lo es en comedia romántica –es una clara representante asiática de un buen drama plagado de romanticismo. Y no un romanticismo ligero de cascos o superficial, ni tampoco plagado de clichés. El romanticismo que existe en “Un Momento Para Recordar” es profundo hasta las lágrimas, debido principalmente a su crudeza y realismo.

Puro amor...

Si bien estamos frente a una condición poco usual –no tengo conocimientos médicos respecto al problema de la protagonista –es lo que le da peso a un argumento por sí mismo contundente, creíble y fácilmente empatizable con el espectador.

Es importante señalar que las culturas son distintas, y que así como probablemente un asiático no entienda mucho de la atmósfera de un filme americano, podemos quedar algo colgados con situaciones o hechos poco familiares para nosotros.

El arraigo que existe en los núcleos familiares, con su anexo respeto casi inexpugnable hacia la figura paterna, la poca expresividad –a simple vista -, el recelo a demostrarse abiertamente, son cosas tal vez conocidas al otro lado del orbe, pero cada vez menos ejercidas, cosa que no ocurre en la mayoría de los países asiáticos, y que es importantísimo mencionar a fin de que se comprenda antes el ambiente y la cultura en la que se desarrolla la historia.

“Un Momento Para Recordar” posee una pareja protagónica perfecta, con una mujer hermosa, tierna, tímida, que irradia un aura a su paso, y un hombre tosco, poco cariñoso, terco, pero fiel. Ambos compatibilizan en una vida representada lo más común y corriente posible, un gran acierto del novel director y guionista John H. Lee, quien maneja esta historia con sobriedad.

El guión avanza con fluidez, a paso lento, pero en esta oportunidad es perfecto para poder saborear las situaciones que viven los protagonistas, sumidos en un amor que pasa por distintos estados, de la pasión, al dolor, al temor. Los giros que tiene la historia, si bien no son tan sorpresivos, cautivan por su autenticidad, por la manera fresca y cruda en que son mostrados y desarrollados.

Esta película es la muestra perfecta de que no es necesario un presupuesto millonario invertido en efectos especiales, ni una historia fantasiosa para llegar a una calidad altísima –tanto técnica como literaria –y entregar lo que muchas otras cintas ofrecen pero no cumplen: una gran historia de amor.

O tal vez no es puro amor...

Las actuaciones son otro punto alto, con una brillante Son Ye-jin en el papel de Kim Su-jin y una perfecta evolución de Choi Chul-soo, interpretado de excelente forma por Jung Woo-sung. Los secundarios también ofrecen correctos papeles, y aunque la atención de la película son los protagonistas, podemos destacar a Kim Bu-Seon en el papel de la madre del protagonista y a Kwang-rok Oh como el vagabundo en la estación de trenes.

La ambientación no permite errores, con planos abiertos perfectos y un correctísimo uso de iluminación en exteriores como en interiores, y utilizando inteligentemente lugares como elementos importantísimos de guión. A veces el director juega con secuencias más cercanas al videoclip que están de más, pero en general aprueba con nota positiva. La música complementa de una forma que no esperaba, al introducir en gran parte boleros –una película asiática con boleros, raro ¿no? –y lograr con ellos un resultado más que óptimo.

O tal vez sí... xD

Si son amantes del género, esta película les gustará sí o sí, aunque les recomiendo que la vean con tiempo, porque es un poco lenta en su desarrollo –yo de hecho la vi en dos partes –y puede cansarles si no están acostumbrados al cine dramático oriental. Si no lo son, “Un Momento Para Recordar” es la perfecta razón para darle una primera probada a este cine menos convencional –o sea, menos hollywoodense -, pero que posee un brillo, una pasión y una seriedad, en muchos casos, mayor que el cine americano. Es, como pocas –y aludiendo a su propio título-, una película para recordar.

Nota: 8/10.

.

Sobre Abelka


Twitter: @AbelCain11 Correo: abelka@galadnor.cl Autodidacta casi siempre. Co-administrador. Amante del cine, de los libros y de la música. Y aunque casi siempre reclama y anda con la weá, apoya el carpe diem.