SINOPSIS: los X-MEN se enfrentan a su enemigo más temible y poderoso: uno de los suyos, Jean Grey. Durante una misión de rescate en el espacio, Jean casi muere cuando es golpeada por una fuerza cósmica misteriosa. A su regreso a casa, esta fuerza no sólo la hace infinitamente más poderosa, sino también mucho más inestable. Jean, quien lucha en su interior contra esta entidad, desencadena sus poderes en formas que no puede comprender ni dominar. Al estar en un espiral fuera de control, y lastimar a aquellos que más ama, Jean comienza a deshacer la mismísima estructura que mantiene unidos a los X-Men. Ahora, con esta familia cayéndose a pedazos, deberán encontrar una manera de unirse no sólo para salvar el alma de Jean, sino también para salvar a nuestro planeta de extraterrestres que desean convertir esta fuerza en un arma y gobernar la galaxia.

Dark Phoenix es la nueva entrega de la saga de películas de X-Men. Ahora nos centramos en la historia de Jean Grey, a quien ya vimos de joven en una pequeña aparición en la cinta anterior y, además, en las películas originales interpretada por Famke Janssen. La historia parte desde la muerte de sus padres y nos cuenta el cómo llegó a la escuela de Xavier. Sin embargo, cuando una fuerza misteriosa es absorbida por su cuerpo, su poder se comenzará a salir de control volviéndose un peligro para todos.

Volvemos a tener a los mutantes que ya conocíamos de las cintas anteriores, en este caso Raven y Hank ahora son los mayores y cumplen su rol de maestros en la escuela, con Xavier como director. Lo interesante es lo que sucede con Xavier, quien al fin logró lo que llevaba años intentando: que los mutantes sean bien vistos por los humanos. Sin embargo, esto comienza a subírsele a la cabeza y pierde el foco al que nos tenía acostumbrados.

Algo que esta nueva generación (en realidad, misma generación pero más jóvenes) tiene de bueno es el cast y la química entre sus distintos miembros. Incluso aunque la película no sea coherente y tenga eventos muy convenientes, no deja de ser divertido ver a los distintos personajes interactuar entre sí (ya sea para bien o para mal).

Los “villanos” de esta cinta quedan debiendo un poco, aunque sí que son oponentes duros, resultan poco impresionantes y no se les ve su potencial hasta casi el final de la película. El personaje de Jessica Chastain es interesante, pero como dije, se desperdicia y es recién en las últimas escenas cuando realmente se aprecia su poder. Si a eso se le suma que tiene cero carisma y personalidad (entiendo que esto está justificado por la especie de la que proviene) termina siendo un personaje bastante hueco.

A diferencia de las otras películas de X-Men que contaban con grandes batallas al final (que sí, puede ser un estilo clásico, pero es lo que se espera en películas de superhéroes) acá la batalla parece ir llegando en dosis más medidas. Una batalla en un edificio, que abre paso a otra batalla en un tren que abre paso a la batalla final ya en un terreno fijo. Dentro de lo mismo, la misma pelea que determinó el resultado fue visualmente interesante, pero no tan impactante como otras. De alguna forma, fue una pelea en la que no pudimos apreciar la lucha o la dificultad de esta debido a las personas involucradas lo que le quitó parte de la emoción.

Al final, X-Men: Dark Phoenix nos remonta a una historia con toques diferentes de la que conocíamos de la mutante Jean Grey, llevando sus poderes a límites insospechados. Vemos la evolución de los personajes ya conocidos y su batalla con una nueva especie de villanos que quieren acabar con la Tierra.

Director: Simon Kinberg.
Elenco: Sophie Turner, Jessica Chastain, James McAvoy, Jennifer Lawrence, Michael Fassbender, Nicholas Hoult, Tye Sheridan, Alexandra Shipp,Kodi Smit-McPhee.
Año: 2019.
País: USA.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES