SINOPSIS: “Hay una bomba en Centennial Park.  Tienen media hora”.  El mundo conoce por primera vez a Richard Jewell como el guardia de seguridad que reporta haber encontrado el artefacto explosivo en el atentado de los Juegos de Atlanta de 1996; su rapidez de pensamiento lo convierte en un héroe cuyas rápidas acciones salvan innumerables vidas.  Pero en pocos días, el aspirante a oficial de la policía se convertirá en el sospechoso número uno del FBI, denostado ante el juicio de la opinión pública, con su vida destrozada.

Este primer jueves del año 2020 llega a carteleras chilenas la nueva cinta de Clint Eastwood basada en hechos reales llamada El caso de Richard Jewell. La película se basa en la historia del atentado en Atlanta en 1996 en plenos Juegos Olímpicos.

Los hechos son sencillos, un guardia de seguridad el evento de los Juegos Olímpicos encuentra una mochila sospechosa abajo de una banca e insiste en mantener el procedimiento habitual en estos casos. Gracias a aquello descubren la bomba y logran mover a la gente y así salvar decenas de vidas. Sin embargo, en medio de la investigación aparece el mismo nombre del guardia, Richard Jewell, esto se filtra a la prensa y comienza un ataque mediático hacia él.

La película es bastante efectiva en lo que quiere contar, logra que el espectador sienta rabia y empatía con Richard. Al mismo tiempo mantiene todo aquello del director que lo caracteriza bastante, por ejemplo hay mucho nacionalismo. En este caso en el personaje de Richard y su sentido del deber y respeto por el gobierno de forma casi ciega. Sin embargo, por medio del acoso del FBI vemos que no todo es tan perfecto y que muchas veces solo buscan un chivo expiatorio.

Richard, a pesar de estar basado en una persona real, se sintió como un personaje que he visto muchas veces antes. Igual que su madre, interpretada por Kathy Bates. Esto no deja de ser curioso, pues ambos son personas reales, pero a lo largo de toda la cinta no se va la sensación de que son personajes que hemos visto en otras muchas cintas. Eso no quita que ambos resulten emotivos y se ganen al espectador con su ingenuidad y lealtad mutua. 

Por otro lado está Watson, el abogado de Richard, que es quien lo apoya durante todo el proceso y logra convencer al mismo Richard de que está siendo acosado y que tiene que defenderse. El trabajo de Sam Rockwell fue impecable como siempre, y es quien aporta ese toque de humor y de soporte hacia los personajes de Richard y su madre. 

A modo de antagonistas tenemos a un detective del FBI y a una periodista. Ambos seguros de que es Richard el culpable del atentado y dispuestos a todo para hacer su trabajo, ya sea apresar a Richard o ser la primera en publicar la noticia. Cumplen bien su rol de antagonistas sin ser necesariamente villanos, quizá al extremo y por momentos casi caricaturizado para hacer más marcada la diferencia entre “buenos” y “malos” en esta historia.

Ya sabiendo lo que pasaba, no solo porque es un hecho real, sino que también el mismo trailer lo muestra (por cierto, les recomendamos que no lo vean o se harán una idea errónea de la cinta) la película se vuelve algo lenta por la mitad. Sabemos que Richard es acusado, no oficialmente pero sí de forma mediática, y se toma su tiempo en llegar a este punto, cuando lo único que queremos ver es el mismo desenlace del asunto. Ahora, eso no quita que la película sea emotiva, que nos tenga a la espera de con qué van a salir ahora y nos entregue ese final sentimental que nos promete

El caso de Richard Jewell es una cinta con el mismo espíritu americano típico del director, solo que esta vez enfocado en su protagonista que mezcla la lealtad a su país con una ingenuidad que se gana a la audiencia. La cinta de un hecho real que muestra lo destructiva que puede ser la prensa.

Director: Clint Eastwood.
Elenco: Paul Walter Hauser, Jon Hamm, Olivia Wilde, Sam Rockwell, Kathy Bates, Wayne Duvall, Dexter Tillis, Desmond Phillips, Nina Arianda, Ian Gomez, Randy Havens, Mike Pniewski, Niko Nicotera, Dylan Kussman, Beth Keener, Billy Slaughter, David Shae, Shiquita James, Deja Dee, Kendrick Cross, Jill-Michele Melean, Mitchell Hoog, David Lengel, Marc Farley, Victoria Paige Watkins, Charles Green, Shawn Weston Thacker.
Año: 2019.
País: Estados Unidos.
Duración: 2 hr. y  11 min.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid username or token.

Facebook

COLABORADORES