No acostumbro a comentar series en su estreno, pero este review es a modo de recomendación. Yo al menos le daré su primera temporada de prueba, porque serán sólo seis o siete episodios, para ver cómo evoluciona. Así que les comentaré qué me pareció el “serie’s premiere” de “The walking dead”, emitido para Latinoamérica el lunes recién pasado por Fox.

Tuve la posibilidad de ver el “pre-air” (pre-estreno) del capítulo una semana antes, así que ya lo digerí y revisé un par de veces completo antes de comenzar con este comentario. La serie tuvo un capítulo inicial especial con una hora y media de duración contando los comerciales (67 minutos de duración real), y es primera vez que veo una serie con un argumento de temática zombie.

Imagen enviada

The Walking Dead es una serie de televisión desarrollada y dirigida por Frank Darabont (“Milagros inesperados”, “Sueños de fuga”, “La niebla”) y basada en la serie de cómics del mismo nombre creada por Robert Kirkman y Tony Moore. Su argumento inicial cuenta la historia de las secuelas de un apocalipsis zombie. Luego de despertar de un coma en un hospital abandonado, el oficial de policía Rick Grimes (Andrew Lincoln) se da cuenta que el mundo que conocía no existe más, devastado por una epidemia zombie de proporciones apocalípticas. En los alrededores, en las afueras de Atlanta, un pequeño campamento lucha por sobrevivir mientras que “los muertos” acechan en todas partes a cada momento.

Se destacan varios aspectos atribuibles a su director –quien tiene una vasta experiencia a su cargo con películas excelentes –como la sensación que nos produce estar viendo un telefilme en vez de una serie; algo muy positivo, pues ofrece una experiencia mucho más profunda y un producto mucho mejor elaborado –y con mayor presupuesto, hay que decirlo –que un capítulo normal de serie.

Imagen enviada

El trabajo de fotografía es excelente, con planos generales que no necesitan líneas de diálogo para demostrar la fuerza e importancia que le dan sus protagonistas. Las secuencias de una ciudad devastada, silenciosa, y a la vez aterradora sólo con un contenido visual, son un gran acierto. La calidad de los efectos es otro punto positivo, con una detallada y preocupada labor en los zombies, quienes logran un realismo excepcional, tanto los maquillados como los ficticios. Durante los primeros minutos –salvo la secuencia inicial que es el prólogo de la historia –vemos solamente a Rick Grimes deambulando desde el hospital donde no queda nadie hasta su casa en busca de su esposa e hijo. Aquí el drama toma fuerza y se hace protagonista de la historia, con una brillante personificación de Lincoln –a quien vimos en un papel en la película “Realmente amor” del año 2003 –y la precisa aparición de nuevos personajes a la trama.

El juego entre el drama y la acción es una buena mezcla, si lo sumamos a que el uso de armas está estrictamente ligado a la existencia en la historia de los zombies. La fluidez del guión nos entrega una comunión entre el sufrimiento de los que siguen vivos y no infectados, quienes desean salvarse sin saber cómo, y aquellos seres indolentes que, si bien en este primer capítulo no tienen un protagonismo importante, sí aparecen al acecho y provocan todo lo que los demás personajes se ven casi obligados a hacer.

Imagen enviada

“The walking dead” posee un inicio de serie serio, con una profundidad en su historia interesante, con personajes que ya nos ofrecen giros argumentativos muy reveladores y nos dejan con una agradable atracción para ver el segundo capítulo. Darabont es sutil entregándonos detalles para darle cuerpo y forma a esta trama que explica en dosis pequeñas pero concretas. Cabe mencionar que ya en la transmisión original el nivel de gore no es tan elevado para un producto de esta temática, y que si ven el emitido en Fox, fue inclusive censurado en algunas secuencias “demasiado explícitas” para la televisión.

La serie promete ser un acierto. Otro más de AMC que podría sumarse a “Mad men” y “Breaking bad”. Es de esperar que teniendo a un grande en su creación como Frank Darabont, el nivel se mantenga, así como el desarrollo de los personajes y las historias. No todo puede ni debe ser gore, debe haber humanidad y realismo para que una buena serie funcione, sin importar que esta humanidad y realismo se encuentre enmarcada en un mundo tan improbable como el de los zombies. Aunque si uno se da una vuelta por la calle, pareciera que, en efecto, los muertos vivos nos están rodeando.

Imagen enviada

4 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES