Pages Navigation Menu

[Review de Libro] Una estrella que no se apaga

SINOPSIS: Estas extraordinarias memorias recogen los diarios, cuentos, cartas y esbozos de Esther, una adolescente que inspiró a miles de personas.
A Esther Earl le diagnosticaron cáncer de tiroides cuando tenía doce años. Murió en 2010, poco después de cumplir los dieciséis, pero antes inspiró a miles de personas. Estas extraordinarias memorias recogen los diarios, cuentos, cartas y esbozos de Esther; además, las fotografías y escritos de su familia y amigos ayudan a narrar su historia, un testimonio conmovedor sobre el poder de la vida.

estrella1

Este libro entrega un popurrí de datos, pocos novelescos y la mayoría bastante crudos y sin filtro, directos registros de la vida de una adolescente desde el momento en que es diagnosticada de una enfermedad terminal cada vez más común: el cáncer.

Avanzamos rápidamente por el libro, ya que está, casi siempre, en formato blog, con sus correspondientes entradas debidamente fechadas y firmadas, para que vayamos entendiendo a su protagonista y a los círculos (familia, amigos) que la rodean.

Esther con John Green

Esther con John Green

“Una estrella que no se apaga” (“This star won’t go out” en inglés) es vibrante y emocionante, uniendo lo caótico y doloroso con la cotidianidad de la asimilación de un final cada vez más inminente y cercano.

Acá somos testigos, sin códigos ni florituras, de la fuerza de una persona desvalida y a la vez con una fuerza interior inextinguible, como el propio título de la obra.

estrella3

Totalmente recomendada, sobre todo desde los adolescentes hasta los adultos-jóvenes. No hay que dar todo por sentado, y si algo malo ocurre, lo primero es levantar la vista y el corazón.

Autor: Esther Earl (con Lori y Wayne Earl)
Editorial: Nube de Tinta
N° de páginas: 320
Idioma: Español

Sobre Abelka


Twitter: @AbelCain11 Correo: abelka@galadnor.cl Autodidacta casi siempre. Co-administrador. Amante del cine, de los libros y de la música. Y aunque casi siempre reclama y anda con la weá, apoya el carpe diem.