Sinopsis: Ocurrió en el zoológico un día soleado, que papá llevó a Tete a un paseo de sábado. Al poco andar le pareció algo extraño que, en un zoológico de semejante tamaño, no había elefantes, no había gorilas, no estaban las focas nadando en filas, no había monos, no había culebras, no había jirafas, ni llamas, ni cebras. Entonces Tete dedujo, con escalofrío, que el zoológico, quizás, estaba vacío.

Gracias a Planeta de libros, pudimos leer Tete y Leonel en la huelga de los animales de Óscar Landerretche e ilustrado por Daniela Fernández. Como ya se pueden imaginar por el título y la sinopsis, el libro trata sobre una extraña situación, en la cual Tete encuentra un zoológico vacío. Así inicia un recorrido para descubrir qué ocurre con los animales desaparecidos.

Como me ocurre con la mayoría de los libros, al leerlo, me pregunté y cuestioné muchas cosas. Quizás en mi veta más social, humana y curiosa (o como quieran llamarla en verdad) me puse a pensar que el padre de Tete literalmente lo lleva al zoológico, pero ahí termina el paseo de ambos, ya que el padre se dispone a leer su diario y sigue con su vida mientras que Tete inicia su recorrido por el zoológico en solitario. Debo decir que me dio pena esta situación porque así es como se da la relación entre muchos padres (y madres) e hijos hoy en día.

Cuando Tete  se da cuenta de que los animales están desaparecidos, va a contarle a su padre, pero éste parece estar sumergido en su mundo y no hace caso a Tete. Finalmente Tete se dispone a hacer un paseo por el zoológico y decide encontrar la razón de por qué no hay animales. A medida que avanza en su travesía, Tete descubre que los animales se niegan a trabajar en malas condiciones, que quieren mejorar su alimentación e incluso solicitan postre. Pero mientras algunos no están de acuerdo con las peticiones de los animales, hay un personaje que quiere aprovecharse de las justas demandas del grupo.

En mi opinión, el libro plantea temas relevantes en relación a la actualidad como lo es la relación entre padres (tanto madres como padres) e hijos, los zoológicos y las condiciones en las que se encuentran los animales y, las dificultades por las que pasa el mundo.

También creo que este es un libro ilustrado, es decir que a mi gusto, el texto y las ilustraciones podrían estar separados sin ningún problema. En relación a las ilustraciones, puedo decir que me parecen tradicionales y que gustaron bastante. En cuanto al texto, puedo decir que es extenso y que utiliza un lenguaje elevado, por lo que sería más recomendable para niños que ya tienen una mejor comprensión lectora.

Como pueden ver, pienso mucho respecto a los libros que leo, ya que si bien los libros hay que disfrutarlos, también te pueden hacer cuestionar lo que creías correcto o incluso pensar en temas que no te habías cuestionado con anterioridad.

1 comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Gabrielle Le Fay

Facebook

COLABORADORES