Pages Navigation Menu

[Review de Libro] Perdida, de Gillian Flynn

SINOPSIS: ¿Dónde está Amy? Eso se pregunta todo el mundo en la pequeña ciudad de North Carthage, Missouri. Amy Dunne ha desaparecido sin dejar rastro… la mañana de su quinto aniversario de boda. Las sospechas recaen sobre Nick Dunne, porque todo el mundo sabe que en estos casos siempre ha sido el marido, y más si no está tan deshecho como debería por la desaparición de su esposa…

Editorial: RHM
Páginas: 570

244_GM26821.jpg

Estamos frente a una novela que, lamentablemente, yo leí únicamente porque era best-seller. ¿Cómo? Dirán ustedes. Mis prejuicios: que la autora es niñita mujer –feo prejuicio pero lo lo asumo –, que era desconocida y que era muy largo. O sea, pensé que sería una lata.

Y la verdad es que el primer tercio de Perdida es lento. La introducción en sí es simple y certera, pero la gracia del libro recae justamente en que nos hace pensar que será la típica novela negra de suspense con todo lo que va contándonos hasta la mitad, donde ocurre el giro más importante de todos.

perdida2_flynn

No me malinterpreten. No es que la segunda mitad sea innecesaria. Lo que ocurre es que luego de este giro todo ocurre con una vertiginosidad completamente contrapuesta a la calma de la narración inicial.

Perdida posee elementos que la hacen única. Romance, melodrama, venganza y sangre. Todo envuelto en una manta de inteligente misterio que avanza como un aluvión sobre las páginas y nos deja con ganas de leer más en su desenlace. Amy y Nick danzan sorprendiendo constantemente al lector.

perdida3

Recomendada totalmente, sobretodo a los amantes de la novela negra, pues Flynn demuestra en esta –su recién tercera novela –todo lo que demostró en bruto en su opera prima Heridas Abiertas. Una autora de calibre que crece rápidamente, que botó todos mis prejuicios y me obligó a buscar sus otros dos títulos y leerlos compulsivamente.

Sobre Abelka


Twitter: @AbelCain11 Correo: abelka@galadnor.cl Autodidacta casi siempre. Co-administrador. Amante del cine, de los libros y de la música. Y aunque casi siempre reclama y anda con la weá, apoya el carpe diem.