SINOPSIS: Nadie espera que una princesa sea brutal. Pero Lada, la hija de Vlad Drácula, siempre lo fue. En cambio, su hermano Radu es un joven gentil, inteligente y sensible. Todo lo que Lada y su padre desprecian. Cuando Drácula condena a sus hijos al destierro y los deja en manos del sultán otomano, Lada y Radu conocen a Mehmed. Por primera vez, Radu siente que tiene un verdadero amigo y Lada tal vez encuentre en él a alguien por quien valga la pena sentir algo. Para Radu, el imperio otomano es su hogar. Para Lada, el enemigo. Ella será capaz de sacrificarlo todo con tal de volver a su amada tierra. Lada, Radu y Mehmed crean un triángulo oscuro y apasionado, que desafiará todas las reglas, lealtades y sentimientos

En su tiempo hablé de retellings de historias famosas y mencioné Hija de las tinieblas, libro que revive la leyenda del famoso Vlad Drácula, sin embargo, reimaginado como una mujer: Lada. En este libro nos centramos tanto en como ella y en su hermano, Radu, que son entregados por su padre al Imperio Otomano y terminan creciendo en él. Con Lada sintiéndose prisionera y con Radu encontrando un nuevo hogar. 

Hay muchos comentarios de que el libro es lento o denso al inicio, sobre todo porque los hechos históricos, nombres o batallas son reales. En mi caso no me pareció que se hiciera pesado por eso, de hecho, creo que Kiersten hace la historia bastante digerible. Para mí el problema estaba que sabía nada del Imperio Otomano, por lo que todo era nuevo para mí y muchas veces dejé de leer para googlear algunas cosas y así poder ir entendiendo lo que me presentaban a un mayor nivel. Sin embargo, pueden leer y leer sin pararse a pensar mucho y no se perderán en lo que va sucediendo porque la autora se encarga de reforzar las ideas importantes.

Sobre la historia como tal nos cuenta desde 1435 hasta 1451, enfocándose en los últimos años y el periodo de ascenso al trono de Mehmed. La autora dice que las libertades históricas que se toma (más allá del cambio de sexo del protagonista) está en que toma los vacíos históricos para contar más hechos y, dado que los personajes reales fueron tanto amados como odiados, optó por contar historias humanas, sin demonizarlos, pero tampoco volverlos santos.

La historia se centra en los hermanos y en su relación con Mehmed, al que ambos terminan amando. Lada es una chica que todo el mundo describe como fea, es tosca y bruta, prefiere la fuerza bruta por sobre la manipulación política. Sin embargo, es fiel a quienes quiere, es inteligente en entender motivaciones de las demás personas y cuando se trata sobre batallas. Lada defiende mucho a su hermano, más allá de lo que él puede ver, y lo quiere y cuida siempre, por más que no lo entienda o que él no sea como ella quisiera, lo ama. Por otro lado, Radu es lo opuesto: hermoso, delicado, de sonrisa fácil, capaz de ganarse a las demás personas. Hábil cuando se trata de manipular la opinión de los demás. Sin embargo, en mi caso no me agradó (a nivel personal, no como personaje, como personaje me parece interesante sobre todo como el contrapeso que es de Lada), su continua necesidad de cariño lo llevó a enfocarse mucho en sí mismo, en cómo no puede obtener lo que quiere, en lo que él siente, en envidiar a Lada, en detestar a Lada. Es cierto que tiene sus momentos en que parece dejar de centrarse en sí mismo, sobre todo para el final cuando toma una decisión importante, pero poco después vuelve a lo mismo.

Algo muy interesante es el cómo la misma experiencia (vivir en el Imperio Otomano) provoca en ellos reacciones opuestas. Lada vive sabiendo que es esclava, que en cualquier momento su situación puede cambiar y, también, anhelando Valaquia, su tierra. Mientras que Radu encuentra en el imperio su hogar, tanto así que el Islam se vuelve parte importante de su vida y se siente mucho más en casa de lo que se sintió nunca. A esto se suma que ambos están restringidos por su sexo, por un lado a Lada la limita como soldado y como gobernante, pues en ningún lugar una mujer puede gobernar (sobre todo sin matrimonio) y a Radu se le fuerza la batalla como un honor de todo hombre, además de que no puede vivir su amor como le gustaría. Ambos hermanos, sus historias y personalidades, funcionan muy bien como caras opuestas de una moneda, mostrándonos sus visiones diferentes sobre mismos hechos y experiencias opuestas en un mismo lugar.

Para terminar, Hija de las tinieblas es un inicio de trilogía que logra dar la suficiente información histórica como para que entendamos el Imperio Otomano, pero sin saturarnos. El libro nos habla de personajes que luchan por obtener lo quieren, aunque eso les implique ir contra aquellos que aman o contra su propia familia.

Muchas gracias a la editorial por el ejemplar para la reseña.

Autor: Kiersten White
Editorial: Zig-Zag – VRYA
N° de páginas: 496
ISBN13: 9789877472721
Idioma: Español
Precio: $12.000

Kiersten White (Estados Unidos, 1983)-. Autora best seller de The New York Times, reconocida por su sagas Hija de las tinieblas y Paranormal, entre otras. Vive con su familia cerca del océano en San Diego donde, a pesar de su perfección, sueña con lugares lejanos y tiempos aún más distantes. El oscuro descenso de Elizabeth Frankenstein es su nuevo libro retelling siniestro del clásico de Mary Wollstonecraft Shelley.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES