SINOPSIS: la Casa de Berethnet ha gobernado Inys durante mil años. Aún sin casar, la reina Sabran IX debe concebir una hija para proteger a su reino de la destrucción. Pero los asesinos cada vez están más cerca. Ead Duryan es una intrusa en la corte. A pesar de que se ha posicionado como dama de compañía, es leal a una sociedad oculta de magos. Ead vigila a Sabran, protegiéndola en secreto con magia prohibida.

Al otro lado del mar oscuro, Tane ha entrenado toda su vida para ser una jinete de dragón, pero se ve obligada a tomar una decisión que podría romper su vida en añicos. Mientras tanto, el Este y el Oeste siguen divididos. Cada región tiene una religión diferente basada en los sucesos acaecidos mucho tiempo atrás. Los que adoran a los dragones, los que los detestan y quienes adoran al Sin Nombre aparentemente nunca se pondrán de acuerdo. Y las fuerzas del caos se despiertan de su letargo y parecen estar a punto de llegar.

De mano de Me gusta leer en noviembre tenemos el famoso libro El priorato del naranjo, una novela de fantasía épica que se ha hecho muy famosa en las comunidades en inglés. 

La historia es de fantasía épica y nos muestra cuatro hilos de personajes que se van entrelazando entre sí. Una es Ead, una infiltrada como dama de compañía de la reina Sabran. Loth, amigo de Sabran, que es enviado al Oeste para averiguar que le pasó al padre de esta. Tané, una jinete de dragón que justo antes de cumplir su sueño se ve enfrentada a una decisión que podría poner todo en peligro. Y Niclays, un alquimista expulsado de la corte de Sabran cuyo único deseo es poder volver y encontrar el elixir de la vida eterna. Cuando la amenaza del regreso del Innombrable comience a hacerse patente en los distintos reinos, será trabajo de todos unirse para poder luchar y evitar ese desastre.

Imagino que debe ser lógico, pero cuesta un poco ingresar en la historia. Partimos de inmediato con la llegada de un extranjero en las tierras Seiiki y no se nos dan muchas explicaciones, recibimos nombres, lugares y reglas. Sin embargo, a medida que pasan los capítulos nos vamos dando cuenta de que la historia no es tan complicada como podíamos creer. De hecho, es bastante sencilla. Incluso la trama detrás con Cleolinda y Galian es sencilla y lo que esperábamos que fuera, lo mismo con las gemas. En ningún momento hubo algún giro sorprendente o un instante de claridad en el que todo tuviera sentido o, por el contrario, un giro que nos diera vuelta todo lo que habíamos entendido hasta el momento. La historia va en un sentido y así se mantiene.

De los cuatro personajes dos, Ead y Loth, son más cercanos al prototipo de héroe, son buenos, desinteresados y hacen lo que tienen que hacer por un bien mayor. Tané tiene sus momentos, pero al ser más joven toma decisiones bastante egoístas, sin embargo, al final demuestra ser similar a Ead y Loth en cuanto a convicciones. Niclays, es el más ambiguo, como personaje muestra mayor profundidad ya que es egoísta, pero porque está solo, porque perdió a quien amaba y ya nada puede darle algo similar en su vida. Lo entiendo como personaje y me parece más interesante que los demás.

Aprecio los roles femeninos que hay, ya que no existe una mayor distinción entre hombre y mujer y los cargos que pueden asumir. Las distinción entre las personas es por su sangre noble o dinero, no por su sexo y eso me gustó. Lo mismo con las relaciones, las relaciones entre personajes queer eran tan normal como entre personajes heterosexuales y eso siempre se aprecia en una historia; la naturalidad.

Dicho todo lo anterior, admito que el libro me dejó indiferente. No me aburrí al leerlo, es cierto, quería saber qué iba a pasar, pero por curiosidad no porque de verdad me encontrara inmersa en la historia. Al terminarla, de hecho, me sentí bastante desapegada a ella. No me dio esa añoranza por los personajes o el mundo ni nada, en especial considerando que fueron hartas páginas las leídas. Además, ciertos momentos del libro y “descubrimientos” fueron muy convenientes para que avanzara la trama, no se sintió tan bien planeada. Con esto no me refiero en general, sino que a los pequeños detalles. Hubo unas cuantas veces en que la solución de algo (un problema, un acertijo, etc.) fue sacada de ahí mismo, al punto en que no vi el motivo para poner un acertijo si la solución iba a ser tan sencilla.

El priorato del naranjo es un libro de fantasía épica que nos recuerda a las historias más clásicas porque anuncia el fin de una era, la unión de distintos reinos y la lucha contra un enemigo tan poderoso como temible. Cuenta con una visión moderna tanto con los roles de género y la representación LGBTQ+ que siempre se aprecia. 

Autor: Samantha Shannon
Editorial: Me gusta leer – Roca Editorial
N° de páginas: 864
ISBN13: 9788417541538
Idioma: Español
Precio: $18.000

Samantha Shannon (Reino Unido, 1991)-. Comenzó a escribir a los quince años, cuando escribió su primera novela, Aurora, la cual permanece inédita. Shannon estudió literatura y lengua inglesas en St Anne’s College, Oxford, y se graduó en 2013. En 2012 firmó un contrato de seis cifras con Bloomsbury Publishing, quiénes pujaron tras la Feria del Libro de Londres, para publicar los primeros tres libros de una serie de siete, empezando con La Era de Huesos. Establecida en 2059, los acontecimientos de la novela tienen lugar en un Londres gobernado por una “fuerza de seguridad” llamada Scion y un Oxford devenido en una gigantesca prisión.​ Los derechos filmográficos de La Era de Huesos fueron comprados por la empresa de Andy Serkis The Imaginarium Studios en noviembre de 2012. En 2019 publicó El priorato del naranjo, una novela de fantasía feminista basada en el mito de San Jorge y el dragón. 

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES