SINOPSIS: Es peor, mucho peor, de lo que imaginas.

Hoy, la subida del nivel del mar es una causa de alarma generalizada entre aquellos que ya han abandonado el sueño pernicioso de que el calentamiento global es un mito. Sin embargo, no es ni siquiera la punta del gigantesco iceberg de horrores inimaginables que amenazan la vida en la Tierra: incendios, huracanes, sequías, inundaciones… Todas estas inquietantes manifestaciones del cambio climático, ya recurrentes para millones de personas, son solo un adelanto de lo que está por llegar: hambrunas, plagas, un aire irrespirable, migraciones cada vez más masivas, el colapso económico e incluso conflictos armados globales.

Con una precisión y una lucidez que estremecen, David Wallace-Wells construye el relato caleidoscópico de las consecuencias que tendrá, tan solo dentro de una generación, nuestra impasibilidad ante la crisis ecológica. Incidiendo con crudeza en cómo hemos fracasado al imaginar y, ante todo, promulgar un mejor porvenir, El planeta inhóspito nos transporta a un futuro inminente y nos sirve la reflexión definitiva de cómo hemos devastado nuestro propio hogar; todo ello en clave de una ferviente y aún más apremiante llamada al cambio.

En enero llegó a Chile el ensayo llamado El planeta inhóspito que nos habla de las -terribles- consecuencias del calentamiento global y nuestro papel actual y futuro en él. Un libro considerado por algunos como aterrador. “El libro más espeluznante que he leído jamás”, lo llamaron en el The New York Times.

Pero ¿de qué nos hablan en el libro? Este consta de cuatro partes, en la primera, el autor nos habla a modo general del calentamiento. Nos da el contexto en el que estamos, y algunas consecuencias globales según los grados que subamos. Siempre manteniendo un tono claro de que es momento de actuar ahora, de hecho, el capítulo parte con es peor, mucho peor, de lo que imaginas.

Como un progenitor, el sistema climático que nos crió, y en el que se crió también todo lo que conocemos como cultura y civilización humanas, ya ha muerto.

En la segunda parte nos encontramos con los doce elementos del caos (muerte por calor, hambruna, ahogamiento, incendios, etc.) explicados por separado. Más que un ensayo funciona como un state of the art, aquí David nos cuenta en qué estado se encuentra actualmente cada elemento, qué es lo que sabemos y cómo puede empeorar con el calentamiento global. Es la parte más densa del libro ya que está llena de datos que no son tan sencillos de digerir, por lo mismo, resulta ser la más informativa y de la que más se aprende.

En la tercera parte nos enfrentamos al caleidoscopio climático y el cómo el calentamiento global afecta otros aspectos de forma no tan directa, además, nos cuenta distintas formas en que nos enfrentamos a la sexta extinción masiva de la Tierra. Habla desde el capitalismo, la iglesia de la tecnología hasta la ética en estos tiempos oscuros.

Sostienen que la esperanza puede ser más motivadora que el miedo, sin reconocer que no es lo mismo alarma que fatalismo, que la esperanza no exige quedarse callados ante los desafíos más aterradores, y que el miedo también puede servir como motivación.

Termina con una cuarta parte en que nos relata distintas concepciones del universo y de nuestro rol en él. Lo interesante de aquí, además de ser la sección en que más leemos su opinión de todas, es que nos dice que la ventaja de creernos importantes en el universo puede ser lo que más nos ayude a cambiar algo, porque nos damos poder a nosotros mismos.

Como dije al inicio es un libro aterrador, porque efectivamente no hay vuelta atrás. Hemos subido 1,1 grados de los temibles 2 que se consideraban como el fin de la humanidad y ahora son el escenario más optimista al respecto. Para muchos científicos nos encontramos en las puertas de la sexta extinción masiva que ha vivido nuestro planeta y no podemos detenerlo. Así de simple, no podemos detener la crisis climática porque ya la estamos comenzando a vivir. No va a existir una nueva normalidad, porque la crisis solo va a empeorar, no se va a estancar, lo único que podemos decidir es qué tan terrible y rápido sucederá todo.

Apenas estamos entrando en nuestro flamante nuevo mundo, que se desmorona en el momento en que ponemos un pie sobre él.

No obstante todo lo anterior, no es un libro fatalista que nos dice que estamos perdidos. Estamos en una situación muy precaria que no pinta para mejor, es cierto, pero todavía hay poder en nuestras manos. Hay un final esperanzador en el que vale la pena creer y, además, comprometerse, porque a pesar de que el mayor porcentaje del poder lo tenga la política como individuos tenemos decisiones importantes que hacer a la hora de comprar y a la hora de votar.

El planeta inhóspito es un ensayo crudo que nos habla de la mala situación en la que estamos y nos dice que solo es el comienzo. Aterriza la crisis climática, nos da números, causas y consecuencias, pero también nos da la esperanza de que podemos evitar los peores escenarios.

Autor: David Wallace-Wells
Editorial: Me gusta leer – Debate
N° de páginas: 352
ISBN13: 97788417636463
Idioma: Español
Precio: $14.000

David Wallace-Wells (Estados Unidos).- Periodista neoyorquino graduado en historia por la Universidad de Brown. Editor adjunto de la revista New York Magazine, ha ocupado este mismo cargo en The Paris Review, donde ha trabajado con autores del calibre de Ann Beattie y Jonathan Franzen. A su vez, Wallace-Wells ha colaborado con Wired, Harper’s y The Guardian. En sus artículos escribe sobre ciencia y cultura y, muy especialmente, sobre el cambio climático en el contexto de nuestro futuro más inminente, por el que se mantiene tan cauto como esperanzado.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid username or token.

Facebook

COLABORADORES