SINOPSIS: En 2011, J.P. Cuenca recibe la noticia de que un cadáver fue identificado por la policía con su partida de nacimiento. Luego de ser citado en una comisaría y de tener un expediente con documentos que prueban su propia muerte, Cuenca inicia una alucinante y vertiginosa investigación para intentar explicar el hecho.Con la ayuda de un periodista y de un detective privado, en la búsqueda de sí mismo como difunto Cuenca recorre con desesperación febril la geografía del Río de Janeiro preolímpico, en pleno proceso de transformación, mientras describe el repertorio cínico de intelectuales, burgueses, artistas y seudoartistas con los que se cruza en su descenso al Hades tropical. Descubrí que estaba muerto mantiene le vilo al lector hasta la última página de esta aventura autobiográfica, narrada desde un improbable borde más allá de la muerte.

Los libros tienden a meternos en mundos desconocidos, ya sea ficción o realismo, siempre hay un aspecto del libro que no conocemos, puede ser el mundo completo o un simple punto de vista que nos abren un camino inexplorado por nosotros mismos. J. P. Cuenca, en este caso, barre con cualquier límite de ficción o realidad, de realismo mágico y de crónica, pasa de un lado a otro sin dudar, sorprendiendo con el resultado de este libro.

En Descubrí que estaba muerto el autor se escinde en muchos roles: el de autor, el de protagonista y el de muerto, haciendo que las barreras que solemos poner entre la ficción y la realidad se vean desdibujadas desde un comienzo. Un libro que toma le camino de la crónica policial, pero que rápidamente se transforma en una novela que describe la realidad del autor y de la sociedad brasileña, entremezclada con acontecimientos que van ligados al caso de forma tangencial.

La novela nos describe mucho del Brasil pre olímpico, la corrupción, las medidas que toma el gobierno con la ciudad de Río de Janeiro y la bohemia y el desenfreno que se vive en los círculos donde se mueve el autor. Una perorata constante sobre la decadencia de la ciudad, de su vida e incluso de su oficio de escritor, que se va confundiendo entre realidad, ficción, sueños febriles e imaginación del autor/protagonista.

Descubrí que estaba muerto es un libro que con una premisa inicial nos inserta en la vida del autor y su visión de un Río de Janeiro pre olímpico lleno de decadencia. Un libro que se pasea por la ficción y la realidad de manera indistinta, con un autor con roles múltiples dentro del mismo relato y que deja en vilo al lector en cada una de sus páginas.

Autor: J. P. Cuenca
Editorial: Booket – Editorial Planeta
N° de páginas: 192
ISBN13: 9789569963179
Idioma: Español
Precio: $7.900

 

J.P. Cuenca nació en Río de Janeiro, en 1978. Es autor de cuatro novelas y un volumen de crónicas. Sus libros fueron traducidos a ocho idiomas. En español publicó El único final feliz para una historia de amor es un accidente (2012) y Cuerpo presente (2016). Ha sido reconocido como uno de los mejores escritores jóvenes latinoamericanos por el Hay Festival Bogotá 39 y fue seleccionado como uno de los mejores escritores brasileños de su generación por la revista británica Granta. Es columnista de The Intercept Brasil y director de A morte de J.P. Cuenca (2016), film relacionado a la novela Descubrí que estaba muerto, exhibido en el BAFICI en 2016.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES