SINOPSIS: Taj huye, pero las consecuencias de haber dejado Kos atrás lo persiguen. Civiles inocentes huyen a los campos de refugiados. Taj debe regresar, pero primero necesita un plan. Con la ayuda de Arzu, Taj y Aliya llegan a la aldea de sus antepasados. Cuando Taj acepta su nueva magia, comprende que hay dos grupos de tastahlik: uno que usa sus poderes para el bien y otro para el mal.

Hace unos meses reseñamos Bestias de la noche, la primera parte de la duología que termina en agosto con Corona de trueno. En ella nos situamos en un mundo de fantasía en el que los pecados pueden ser extraídos de las personas, los que toman una forma de algún animal y los aki son los encargados de matarlos y consumirlos, tomando al mismo tiempo la culpa por tal pecado.

En el libro anterior, Taj descubrió que la princesa Karima mintió todo el tiempo y que nunca tuvo intención de crear un Kos mejor. Por el contrario, llamó a los arashi y sus magos realizan experimentos con los que controlar el mundo como lo conocían. Debido a todo esto, Taj escapa de la ciudad buscando un lugar seguro en el que estar y decidir qué hacer al respecto. En su viaje conocerá lugares en que los aki no son tratados con desprecio como en Kos, sino que son venerados por lo que pueden hacer. Al mismo tiempo, aprenderá que hay opciones con las inisisas (bestias formadas del pecado) que no incluyen matarlas y absorberlas, mostrándole de esta forma que puede haber enfocado mal su poder durante toda su vida. Cuando Aliya, la maga que conoció en Kos, comience a dar señales de una nueva enfermedad, Taj descubrirá que quizá no es tan sencillo abandonar su pasado como pensó al inicio.

Ya en mi reseña de la primera parte dije que, a pesar de tener ciertos errores y ser algo simple, el libro tenía un mundo que valía la pena leer. Mantengo esa idea, la construcción del mundo, sobre todo la idea de los pecados, la culpa y el perdón es muy buena, además de ser un mensaje potente que dar al final. Me gusta cuando disfrazado con magia y una trama en apariencia distinta, un libro es capaz de dar un mensaje que es entendible para todas las personas y eso Corona de trueno lo hace bien.

Por otro lado, aunque la prosa es mejor en este libro que en el primero, sí se me hizo un poco más caótico. Era difícil ver el foco del libro y hacia qué punto se dirigía la historia, sobre todo porque el viaje de Taj y Aliya es casi todo el libro y el regreso a Kos (y batalla final) ocurre prácticamente en las últimas páginas, contrario a lo que esperaba. Entonces, pasamos todo el libro centrándonos en otras cosas y no en el problema que se generó al final de Bestias de la noche, es cierto que un par las terminan aplicando en la batalla, pero la diferencia entre ambas se sintió desproporcional.

Para terminar, Corona de trueno es un buen final de la duología, con un buen mensaje sobre el pecado y la culpa ligado con el sistema de magia del mundo. Quizá resulta más caótico que el primero, porque cuesta saber hacia qué punto se dirige, sin embargo, su lectura es ágil y divertida.

Autor: Tochi Onyebuchi
Editorial: Océano – Gran Travesía
N° de páginas: 320
ISBN13: 9788494841453
Idioma: Español
Precio: $14.349

Tochi Onyebuchi (Estados Unidos)-. Vive en Connecticut, donde además de presumir cuatro títulos universitarios en espectros del conocimiento tan distantes como las artes, la escritura, la economía y la jurisprudencia, trabaja en la industria tecnológica. Sus escritos han aparecido en importantes revistas de ficción científica como Asimov’s e Ideomancer. Es autor de las novelas: Bestias de la noche y Corona de trueno.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES