SINOPSIS: ¿Puedes amar a alguien que no puedes tocar? A Stella Grant (Haley Lu Richardson) le gusta tener el control, a pesar de no poder controlar sus propios pulmones, que la han tenido en el hospital la mayor parte de su vida. Por encima de todo, Stella necesita controlar su espacio para mantenerse alejada de cualquier persona o cosa que pueda transmitirle una infección y poner en peligro su trasplante de pulmón. Dos metros de distancia. Sin excepciones.

Este jueves 21 de marzo llega a carteleras la cinta Viviendo con el enemigo (The Aftermath) que transcurre cinco meses después del fin de la Segunda Guerra Mundial en una Alemania caída a pedazos que está sometida bajo Inglaterra. Aquí entra el Lewis Morgan, un militar inglés, al que se le da para que viva una casa perteneciente a un exarquitecto alemán llamado Stephen Lubert. Cuando Lewis lleva a vivir con él y la familia del alemán a su esposa, las cosas no saldrán como el matrimonio esperaba.

La película nos muestra un aspecto interesante de la WWII, nos muestra a Alemania después de perder la guerra y a los alemanes sufriendo las consecuencias. En especial, se intenta recalcar el hecho de que no todos los alemanes eran nazi, de hecho, solo una minoría lo era. En este aspecto resulta confuso saber si querían enseñar que cambiando el punto de vista cualquiera puede ser el villano, como lo hacen con los ingleses, o si fue un mal cálculo. 

La historia de romance entre Rachael Morgan y Stephen Lubert resultó algo brusca, pues ella detestaba todo lo que tenía que ver con Alemania y, en especial, a la familia que compartía su casa. El primer encuentro entre ambos es a raíz de una pelea, pero luego de este todo parece amor incondicional del que nunca se ve culpabilidad por parte de ninguno de ellos. El personaje más interesante y mejor construido era Lewis Morgan, este lograba ver la guerra como lo que era y su propia culpabilidad. Al final, era el único personaje al que se podía comprender. Con respecto a la hija de Stephen, Freda, me pareció un personaje innecesario. Casi no tiene líneas, solo aparece para dar miradas feas y actuar como la típica adolescente impulsiva y enojada con sus circunstancias. 

En mi opinión, lo más interesante que podría haber mostrado la cinta tenía que ver con el contexto. Con los alemanes (no nazis) pagando el precio de lo que estos hicieron y los ingleses abusando de su poder (de alguna forma mostrándonos que no hay una verdadera victoria en la guerra). Sin embargo, la película se centra tanto en el romance dando las condiciones para que este florezca que el drama externo se siente forzado e inacabado. Sobre todo el relacionado con 88, este parecía por completo de más.

Finalmente, Viviendo con el enemigo es una cinta simple, que nos muestra la relación prohibida entre una inglesa y un alemán justo después de la Segunda Guerra Mundial. No se esfuerza mucho con el contexto y el drama detrás, para centrarse de forma exclusiva en el romance. 

Director: James Kent.
Elenco: Keira Knightley, Jason Clarke, Alexander Skarsgård, Kate Phillips, Flora Thiemann.
Año: 2019.
País: UK.
Duración: 1 hr. y  48 min.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES