Pages Navigation Menu

[Review de Cine] Ocho apellidos catalanes

SINOPSIS: Las alarmas de Koldo (Karra Elejalde) se encienden cuando se entera de que su hija Amaia (Clara Lago), tras romper con Rafa (Dani Rovira), se ha enamorado de un catalán (Berto Romero). Decide entonces poner rumbo a Sevilla para convencer a Rafa de que lo acompañe a Cataluña para rescatar a Amaia de los brazos del joven y de su ambiente. Secuela de “Ocho apellidos vascos”.

ocho00

Hace poco que vi “Ocho apellidos vascos” y me pareció bastante plana. Muy regional (en este caso española) como para internacionalizarla, pero, luego de ser “la película más taquillera de España”, alcanzó a llegar hasta nuestro terruño hace un año aproximadamente.

Esta continuación trae de vuelta a los mismos personajes principales, con algunos agregados debido al cambio de locación, del anterior País Vasco ahora a Cataluña, para así, por lo menos, contar una historia distinta.

ocho02

Pero la verdad es que “Ocho apellidos catalanes” no ofrece casi nada nuevo, salvo esos personajes que no salen en la primera. Con un guión mejor preparado, pero pésimamente ejecutado, probablemente por su director, ya que contiene fallos técnicos que hacen, hasta en algunos momentos, aburrido su desarrollo.

Porque hay secuencias o escenas enteras que, si te las pierdes, da lo mismo, igual vas a entender la historia, en parte porque no se aprovechan los personajes –que podrían ser más interesantes y/o graciosos –y además porque ya se sabe, como en su predecesora, todo lo que va a pasar con antelación.

ocho01

Sin embargo, “Ocho apellidos catalanes” tiene un punto a favor, que es el hecho de que en nuestro país estemos más al tanto de las noticias actuales de la lucha de Cataluña por querer independizarse, tal vez más fresco que la lucha vasca, y como tal, podamos entender la base de la historia de la película, por muy estúpida que dicha historia sea.

Sobre Abelka


Twitter: @AbelCain11 Correo: abelka@galadnor.cl Autodidacta casi siempre. Co-administrador. Amante del cine, de los libros y de la música. Y aunque casi siempre reclama y anda con la weá, apoya el carpe diem.