Pages Navigation Menu

[Review de cine]: Loving Vincent

Sinopsis:

Una Oda al arte de Vincent Van Gogh nos presenta este filme único de la directora Dorota Kobiela,  siendo la primera película pintada completamente a mano reproduciendo el arte del afamado artista. En esta película se planteará el misterio que envuelve la muerte de Van Gogh que intenta ser desvelado por el hijo (Douglas Booth)  de uno de sus amigos más cercanos, el cartero (Chris O’Dowd). Quien se llevara arrastrado por el alma del artista y sus últimos meses de vida.

Arte vivo y en movimiento

Charlie Mic

Hay pocos momentos en la vida en los que realmente quedas fascinada y alucinada por lo que estás viendo, creo que nunca antes había visto algo parecido. Ver Loving Vincent fue ver el matrimonio entre el séptimo arte y lo que es el arte “convencional”, y el resultado fue un espectáculo exquisito para la vista.

El filme es claramente una oda a la vida artística de Vincent Van Gogh, cada uno de los cuadros que aparecen en la película fueron pintados al óleo por más de 100 artistas. Los que estuvieron al rededor de cinco años pintando y reproduciendo obras de Van Gogh. La directora Dorota Kobiela hizo un trabajo formidable visualmente, cualquier fotograma de la película podría ser un cuadro pintado por Van Gogh, donde los escenarios se mueven e interactúan con los personajes, lo cual es en sí mismo un logro increíble.

El problema es que uno se puede llegar a distraer por los fondos, por los planos espectaculares y en la sensación constante de “¡oh! ¡conozco ese cuadro!”, lo cual es una conversación interesante con la película. Sin embargo, puede llegar a ser una distracción de lo que es la historia en sí, llega un punto donde la trama va por lados que parecen confusos con giros rápidos e inexplicables en lo que parece darle un término rápido a la película. Pareciera que los mismos guionistas (Dehnel, Kobiela y Welchman) se distrajeran e intentaran contar cuadros en vez de hilar una historia coherente y que mantenga a los espectadores interesados más allá de lo hermoso que es el arte de la película.

Con claros tintes policiacos tradicionales, Loving Vincent intenta dar una respuesta a la misteriosa muerte, que hasta el día de hoy, suscita suspicacia entre quienes leen las biografías de este hombre taciturno apasionado por el arte y con un alma atormentada e incomprendida. Suspicacias que también tiene el protagonista Armand Roulin (Douglas Booth) una vez que empieza a investigar para poder entregar la última carta que el artista mandó antes de morir, y que por cosas de la vida se queda sin un destinatario “digno” a ojos de este improvisado detective.

El valor que tiene la película a nivel narrativo, más allá de lo que es el arte y del espectáculo visual en el que el ojo puede o no cansarse, es que al final de todo quedas con la sensación de haber visto un poco en el alma de alguien como Vincent Van Gogh con un final realmente conmovedor.

Charlie Mic