SINOPSIS: Esta mágica aventura, que te pondrá los pelos de punta, cuenta la historia de Lewis, un niño de 10 años, que se va a vivir con su tío a una antigua casa con un misterioso corazón que hace tic toc. Pero la aburrida apariencia de su nuevo pueblo, cobra vida con un mundo secreto de brujos y brujas cuando Lewis accidentalmente despierta a los muertos.

Ya en la reseña del libro les dije que siento fascinación por los libros infantiles con toques de fantasía y, aunque se veía rara, tenía bastantes expectativas con esta adaptación. La historia es simple, Lewis, quedando huérfano tiene que irse a vivir con el hermano de su madre, el excéntrico tío Jonathan. Ahí descubre que tanto él como su vecina, la señora Zimmermann, son brujos y que algo terrible se esconde en la mansión en la que viven.

A grandes rasgos la trama es la misma que en el libro, salvo que en la cinta ampliamos en detalles como el pasado de la señora Zimmermann y su familia. Además, aprovechan para mostrarnos las maravillas de la magia y la misma mansión. Lo que en el libro es un final un poco acelerado aquí deja de serlo, tenemos con claridad el momento del clímax en el que nuestros protagonistas luchan contra los malvados para salvar al mundo. Como también está ese clásico momento esclarecedor en el que Lewis encuentra su propio valor y demuestra ser no solo valiente sino que inteligente.

La fotografía y música les van a recordar a casi cualquier película de Burton. Tiene ese toque con colores fuertes y, a la vez, oscuro. Esa misma excentricidad en los personajes, tanto en su forma de vestir como en sus personalidades. Es inevitable no recordar a Burton al ver la cinta. Aunque también es uno de los puntos que más le juegan a favor, lo visualmente atractiva que es y que va a llamar la atención de los más jóvenes de la casa.

Con respecto a los personajes la relación sarcástica de amistad entre Jonathan y la señora Zimmermann es maravillosa. El humor que se maneja con ellos fue mi parte favorita de la cinta. No hay necesidad de mencionar que Cate Blanchett hace su papel de manera impecable y que cada escena con ella era mejor. Lo cierto que es que Jack Black como el tío, también daba en el clavo. No recuerdo haber visto a Owen Vaccaro en alguna otra cinta y me dejó gratamente sorprendida por su interpretación.

Para terminar, La casa con un reloj en sus paredes es una cinta infantil que no va a lograr atrapar a un público mayor, con una historia divertida, visualmente muy atractiva y personajes carismáticos.

Aquí tienen el trailer:

Director: Eli Roth.
Elenco: Cate Blanchett, Jack Black, Lorenza Izzo, Owen Vaccaro, Colleen Camp, Kyle MacLachlan, Renée Elise Goldsberry, Sunny Suljic.
Año: 2018.
País: USA.
Duración: 1 hr. y  44 min.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES