SINOPSIS: Cuando comienza a suceder una cadena de eventos aterradores en su hogar, Kelly y Ben descubren que los acecha una presencia que fue invocada por accidente durante un experimento universitario de parapsicología. Su última esperanza es un experto en lo sobrenatural, pero aún con su ayuda puede que sea muy tarde para salvarse de esta fuerza espeluznante.

Luego de películas de terror con historia, como REC o Actividad Paranormal es difícil desarrollar algo original, pero no imposible. Todd Lincoln, en su debut como director de largometrajes, quiso crear una historia diferente, mezclando la realidad con la fantasía y haciendo que el poder de la mente fuera el factor decisivo en la trama.

Sin embargo, no solo es necesario el concepto original, si no que al realizarla se apoye en un guión que siga con ese concepto y eso es lo que falla en esta cinta. El hilo de la trama en un principio es atrayente, con algunas escenas que serán reconocidas por los amantes del género, pero concisa, intrigante.

Y a pesar de eso se va desmoronando a medida que se avanza la historia, se va volviendo plana, tal vez un poco monótona. El problema principal es que se queda en el suspenso, nunca llegas a ese punto en que te da el susto definitivo en un clímax, más bien, termina opacando la cinta en el clímax. Además, al reconocer partes de otras cintas es difícil no relacionarlas con ellas y compararlas de una manera u otra.

Las grabaciones se desarrollaron en dos partes muy distintas, las escenas del interior de la casa en Alemania, mientras que las escenas exteriores fueron grabadas en California del Sur. Y ayuda bastante en la ambientación, da la impresión de normalidad, que no se ve mucho en este tipo de películas y que espera crear empatía con el público, algo novedoso dentro del género que ayuda en el desarrollo de la trama, pero no la salva.

Los protagonistas han sido probados en variadas producciones anteriores, algunas más exitosas que otras. Ashley Greene en el papel de Kelly es la que más llama la atención, no solo por la poca ropa que lleva en la mayoría de las escenas, sino por el desarrollo del personaje, siendo, inicialmente, la que está más desinformada de lo que sucede. Por otra parte, Sebastian Stan y Tom Felton cumplen con un papel correcto, pero no resaltan en la cinta, a pesar de ser los personajes más intrigantes de la trama.

Una propuesta distinta, que, si bien, no está muy lograda, da pie para el desarrollo de más ideas novedosas en el ámbito del terror. Entretiene, pero los fanáticos de este tipo de producciones no terminarán conformes.

Director: Todd Lincoln
Protagonistas: Ashley Greene, Sebastian Stan y Tom Felton
Año: 2012
País: USA
Duración: 1 hr. 22 min.

 [youtube]http://www.youtube.com/watch?v=67g2azzvtko[/youtube]

7 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES