SINOPSIS: en esta secuela, totalmente nueva, que tiene una sensibilidad fresca y, a la vez, celebra el espíritu de la película original, Mary Poppins regresa para ayudar a la nueva generación de la familia Banks a recuperar la alegría y el asombro que perdieron en sus vidas después de haber experimentado una pérdida personal. La enigmática niñera cuenta con la compañía de su amigo Jack, interpretado por Lin-Manuel Miranda, un farolero optimista que ayuda a dar luz —y vida— a las calles de Londres.

54 años después de su versión original, tenemos de regreso a la nana más famosa del cine en la cinta El regreso de Mary Poppins. Nos encontramos varios años después del final que conocemos cuando los hermanos Banks ya son grandes y Michael tiene sus propios hijos. Debido a su reciente viudez y desorganización corren el peligro de perder la casa, es ahí cuando sus tres hijos deciden intentar hacer su pequeño aporte para ayudar y cuando nuestra protagonista llega.

Primero tengo que confesar que Mary Poppins es de mis películas favoritas de todos los tiempos. Crecí con ella y en mi familia todos conocemos las canciones y diálogos, de todos modos, intentaré ser lo más imparcial que se pueda.

Quiero destacar el aspecto visual de la cinta, es preciosa. Llena de colores, brillos y una fotografía muy cuidada que vuelve un deleite el verla en pantalla grande. Con respecto a la música admito que las canciones son bonitas, sin embargo, pecan de tener demasiada letra como para memorizarlas y con ritmos no pegajosos en todas ellas. A lo que me refiero con mucha letra es que en la primera cinta tenemos una continua repetición de versos y coros de forma que estos quedan dando vuelta en nuestra cabeza. Aquí no sucede, de hecho, ahora no recuerdo el ritmo ni la letra de ninguna de ellas. Insisto que no digo que sean malas, solo que para ser de un musical resultan poco memorables.

Con respecto a la historia mi mayor problema estuvo en que intentaron hacer un símil con la original a todo lo largo de la cinta. Por ejemplo: en la primera tenemos que entran a una pintura, aquí entran a una vasija de cerámica; en la primera hay un baile de los desollinadores, aquí bailan los faroleros; en la primera tenemos a un tío Albert, aquí a la prima Topsy y así, lo que muchas veces se sintió forzado. Y cuando intentaron hacer algo diferente, resultaba un poco chocante para lo que se esperaba. Esto sucedió cuando se agregó una escena de persecución y un villano, algo que la versión original jamás necesitó.

Creo que es una buena cinta que puede ganarse a los más pequeños y tener sus momentos nostálgicos para los mayores (en especial cuando aparece Dick Van Dyke). Las actuaciones están muy bien y Emily Blunt es la nueva Mary Poppins, sin lugar a dudas. Me encantó y solo por verla a ella valió por completo la pena. Lin-Manuel Miranda también me gustó en su papel, además, es quien más canciones tiene. Quizá el punto bajo en los personajes está en los antiguos hermanos Banks, que resultan más exagerados de lo que se espera y poco convincentes.

Para cerrar, El regreso de Mary Poppins es una cinta que va a enamorar visualmente y con una más que digna nueva Mary Poppins que logra encariñar. Puede que quienes conocen y aman la versión original no se sientan contentos, pero es una buena cinta para que las nuevas generaciones conozcan a este personaje y se enamoren de la historia.

Director: Rob Marshall.
Elenco: Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Pixie Davies, Nathanael Saleh, Joel Dawson, Julie Walters.
Año: 2019.
País: USA.
Duración: 2 hr. y  10 min.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Instagram has returned empty data. Please authorize your Instagram account in the plugin settings .

Facebook

COLABORADORES