SINOPSIS: Alex vive en una antigua mansión donde cuida a su abuela, Anna, quien padece una enfermedad mental. Mientras busca un espejo de su abuela, Alex y su amiga Miles encuentran una caja en el ático. Con gran curiosidad la abren, sólo para descubrir un juego dentro. Las dos deciden jugarlo y seguir las reglas leyéndolas en voz alta… y a medianoche. Pero el juego no es una broma, pues han despertado a un Demonio que vuelve realidad sus peores miedos.

“Demonio de medianoche”, con hora y media de duración, se yergue como la “nueva” película de terror en cartelera desde esta semana. Entre comillas ya que llega dos años tardes desde su creación.

Este es un producto de terror sobrenatural típico de entidad maligna invocada por niños y jóvenes estúpidos, como “Ouija” y tantos otros títulos.

Lo bueno es que “Demonio de medianoche” avanza rápido. Lo malo es que lo hace porque no hay casi nada de historia y nos sentamos únicamente a ver los sustos de rigor de costumbre y un gore explícito en varias escenas.

Lo demás es para el olvido. Sin sustento argumental, con sobreactuaciones y con un manejo de “cine B” correcto, pero ya demasiado conocido, sin sorpresas. De hecho, empaticé más con el demonio que con los protagonistas.

Recomendada solo a los fans más fieles del terror básico, seguidores del screamer y del fanservice, ya que Lin Shaye y Robert Englund están en el reparto.  Otra a lo “Slender man”: de Creepypastas al cine.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid username or token.

Facebook

COLABORADORES