SINOPSIS: Lain Iwakura, una introvertida chica de 14 años, apenas tiene relación conla Red. Por ese motivo no se entera de unos e-mails que están circulando sobre una compañera de clase que se acaba de suicidar, Chisa Yomoda. Una semana después del suicidio, Lain recibe este e-mail de Chisa: “Querría que tú, al menos tú, supieras que sigo viva. Mi espíritu está aquí, y enla Red he encontrado a Dios.” Al recibirlo, Lain empieza su investigación sobrela Red, intentando encontrar una explicación a este increíble mensaje…

Nos embarcamos –metiéndonos quizás en la pata de los caballos –con un proyecto de nueva sección dentro de nuestro apartado de reviews. En esta ocasión para hablarles sobre animé, tanto en largometrajes como en miniseries.

Y qué mejor que comenzar con una miniserie que, a mi juicio, vale la pena ver, aunque sean tan poco común como su público objetivo que está lejos de ser para niños: Lain, o Serial Experiments Lain, de 1998, que consta de “sólo” –ya entenderían las comillas –13 episodios y está dirigida por Ryutaro Nakamura.

Si son fans de “Lain” entonces están familiarizados con Cyberia, Nexo, los Knights o el Navi. Esto conlleva toda una nomenclatura cibernética que es la base del desarrollo completo de la serie tan conocido en el subgénero del cyberpunk.

La serie empieza suave, con el suicidio de una alumna del mismo colegio donde va Lain, la protagonista de 14 años, y desde ahí vemos cómo esta retraída niña se transforma capítulo tras capítulo en algo que ni siquiera imaginamos.

La estética es simple en le dibujo, psicodélica y llena de contrastes en el uso de las imágenes como parte del mensaje que se quiere transmitir, sumado al tratamiento de temas tan profundos como la comunicación –con todas sus dificultades, por ejemplo, de la propia protagonista –y cómo ésta define, para mejor o peor, la interrelación y supervivencia entre todos los seres humanos, sin excepción.

El juego entre la realidad tal como la conocemos y la ficción, el ensueño, o la existencia de otra realidad, como queramos llamarle, también es tema fuerte en “Lain”, así como también la mezcla que se hace, de forma muy inteligente, entre la teología y la informática, y específicamente internet.

La única amiga de Lain

Con todo esto, tenemos un panorama que va tornándose cada capítulo más complejo, profundo e interpretable, con una crudeza en hechos y determinaciones de distintos personajes que van de la mano de la sorpresa y el misterio que agregan a la trama.

La música está cargada a los tonos lúgubres, con una fusión entre la electrónica y el rock, con secuencias sintetizadas a veces tenues y otras duras llenas de vertiginosas secuencias, y con guitarras eléctricas bien marcadas que suman un toque muy en la línea del desarrollo.

“Lain” es una miniserie que vale la pena ver, con guiños a los capítulos finales de Evangelion –de sólo un par de años antes  e igual de “livianos” –, perspectivas usadas posteriormente en cintas como Matrix (1999) o Donnie Darko (2001) y un punto de vista novedoso –sobretodo considerando que ya son más de 12 años desde que salió al aire por primera vez –, metafórico, filosófico y que demuestra todo el alcance que puede tener un animé del que podríamos estar hablando por horas, días o años. En persona o en el Nexo.

Director: Ryutaro Nakamura
Año: 1998
Duración: 25 m. / 13 ep.

Y por último les dejo dos videos, uno con un trailer fanmade muy preciso y otro con la canción opening de la miniserie.

[youtube]0xlUsOe-T4c[/youtube]

[youtube]JXhu2_CroDc[/youtube]

12 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid OAuth access token.

Facebook

COLABORADORES