SINOPSIS: En una prisión en la que los reclusos de los pisos de abajo comen las sobras de los de arriba, un hombre intenta implementar un cambio para igualar las condiciones.

Protagonistas: Iván Massagué,Antonia San Juan,Zorion Eguileor.

Hay veces en que una película no necesita tener grandes efectos especiales o estar llena de actores populares para transformarse en un exitazo. Ya lo vimos con la ganadora del Oscar “Parasite“, dónde una buena trama y una actuación impecable, dan más que un grupo de superheroes salvando al mundo. 

Y es que “El hoyo” fue una de esas sospresas que te encuentras en Netflix, dentro del Top de las películas y había que darle una oportunidad. 

Es una película española con actores desconocidos (al menos para mi), con una trama simple y relativamente fácil de entender, Goreng aparece en una carcel, a la que ha ido por voluntad propia, tal vez para expiar sus pecados, en dónde hay un hoyo en el centro de la habitación, dónde cada día baja una plataforma con comida. La gracia, es que es una cárcel vertical, con más de  300 pisos, por lo que la comida solo alcanza para los primeros pisos y el resto debe sufrir e ingeniárselas como alimentarse. Además, cada ciertos días, puedes ser cambiado de piso sin previo aviso y también de compañero. Todo esto al menos hasta que nuestro protagonista decide revelarse contra el sistema en el que está inmerso. 

A pesar que la película es un poco rara al principio, se logra agarrar el ritmo, puesto que es muy sencilla, con una clara explicación de lo que está pasando. Me hizo llegar a pensar y recordar a El hombre de la Tierra, cinta que vi hace años atrás, también muy simple, pero de esas que te agarran y no te sueltan hasta el final de los créditos.

La película tendrá muchas interpretaciones, pero sigo creyendo que debe ser vivir nuestro propio infierno y sacar lo mejor (o peor) de nosotros mismos y conocerse.

Ojo, que la cinta tiene mucha sangre, muerte y suicidios, tal vez no recomendada para gente susceptibles a esas cosas. 

Un sistema de poder, del fuerte sobre el débil, de desigualdades y oportunidades, y clases sociales, eso es “El hoyo” una película que realmente dará para hablar y debatir en estos días en que espero de verdad, estén pasando en casa. 

1 comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

  • Vi la película este fin de semana y definitivamente me dejo mucho que pensar. Es verdad que la cinta se encuentra abierta a muchas interpretaciones, pero creo que el mensaje que impera a lo largo de la historia, es que vivimos en un mundo, donde la desigualdad social es un problema imposible de erradicar debido a la naturaleza egoísta del ser humano.

    Es desalentador darse cuenta de que la única manera de asegurar la repartición justa de bienes y oportunidades, es a través de la tiranía, (como hace el personaje de Goreng al amenazar a las personas del nivel inferior, después de que su compañera tratara de razonar con ellos). Lo malo de este sistema es que también tiene sus imperfecciones, por lo menos en las manos del ser humano; por algo el comunismo ha arruinado la vida de millones de personas. Imagino que esta repartición equitativa podría funcionar solo a través de una conciencia superior e incorruptible por las personas, (¿inteligencia artificial?).

    A pesar de todo, la película me parece un ejercicio excelente para reflexionar en los defectos de nuestra raza y tomar más responsabilidad por quienes nos rodean, sobre todo en estos tiempos. Ojalá Netflix siga apoyando más producciones como esta.

Instagram

Invalid username or token.

Facebook

COLABORADORES