SINOPSIS: La acción de “Las crónicas de Narnia. El Príncipe Caspian” transcurre un año después de los increíbles acontecimientos de “El León, la Bruja y el Armario”, cuando los reyes y las reinas de Narnia -los 4 hermanos Pevensie- vuelven a reunirse en ese remoto y fantástico mundo, donde descubrirán que han pasado más de 1.300 años, calculados en tiempo narniano. Durante su ausencia, la Edad de Oro de Narnia ha terminado, y los Telmarinos han conquistado el reino de Narnia, que ahora está dominado por el malvado Rey Miraz, que gobierna sin piedad.

TÍTULO ORIGINAL: The Chronicles of Narnia: Prince Caspian
AÑO: 2008
DURACIÓN: 144 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Andrew Adamson
GUIÓN: Andrew Adamson, Christopher Markus,
Stephen McFeely (Novela: C.S. Lewis)
MÚSICA: Harry Gregson-Williams
REPARTO: Ben Barnes, William Moseley, Skandar Keynes,
Anna Popplewell, Georgie Henley, Sergio Castellitto

El principe con caspa

Estamos ante una segunda parte de las historias de Narnia bastante alejada de la primera. Con un tono mucho más oscuro, tanto en el aspecto visual como en el su guión, lo cual nos da una primera impresión positiva de lo que nos espera en “El Príncipe Caspian”.

Lamentablemente esta mayor oscuridad sólo está presente en su forma. Su fondo decae en comparación a “El león, la bruja y el ropero”, con un desarrollo excesivamente largo (dos horas y media) que se hace más latente en las demasiado extensas batallas.

El tejón!

Esta película, por otro lado, podría brillar con luz propia, y sería una aceptable propuesta de cine épico, pero no olvidemos que la saga sigue perteneciendo a la fantasía, y en “El Príncipe Caspian” casi no vemos nada mágico.

Algunos efectos especiales adornan con buena nota una historia cargada a la lucha física entre el bien y el mal, dejando de lado la atmósfera hermosa de la narración. Y existen en esta ocasión personajes más aterradores que en la primera película, lo que es un recurso efectivo para un poco más de adrenalina.

Sigue encantadora Lucy

Aquí sigue existiendo la belleza de los paisajes y el ya comentado elevado elemento de acción, pero el drama, si bien es abordado en varias ocasiones, merma el resultado global al poseer una intención facilista y llena de clichés, inclusive para el género.

Las actuaciones maduran un poco, pero aún no lo suficiente para encontrarlas positivas, lo que queda al descubierto en las escenas de clímax (ya sea dramático o de acción). La adición de Ben Barnes (“Stardust”) al elenco, como Príncipe Caspian, ofrece novedad, pero una personificación opaca, con leves destellos de fuerza interpretativa, sólo en los momentos de extrema tensión.

Pedro de Valdivia

Esta segunda película de la saga ofrece entretención de la mano de una gran dosis de acción, menos diálogos que en la primera y es una cinta que podría haber sido un excelente producto para pasar el rato, siempre y cuando hubiese durado mucho menos.

“El Príncipe Caspian” ofrece una aceptable historia épica, dejando un poco de lado la fantasía, y olvidando varios factores (interpretaciones de los protagonistas, manejo de drama, por ejemplo) que la podrían haber hecho valerse de identidad propia.

Nota: 6/10

.

7 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES