Pages Navigation Menu

La serie Divergente comienza a sufrir

seriedivergente1

Desde hace algunos años las adaptaciones de libros de novelas juveniles (tomos únicos y sagas) han sido grito y plata.  Pero el momento de la caída era inminente y se ha notado con el más reciente estreno del género, la tercera –y penúltima –parte dela serie Divergente: Leal. Porque ya el público no es tan “leal” como en un comienzo.

Como todo “boom” cinematográfico, las primeras películas suelen ganar mucho gastando poco, las del medio gastar harto y ganar mucho más y las del final sufrir resultados dispares hasta llegar al olvido.

seriedivergente0

“Leal” parece ser de estas últimas, porque luego de estrenarse en Estados Unidos el pasado fin de semana (8 días después que en nuestro país), ha tenido un primer recuento de ganancias de solo 29 millones de dólares, aproximadamente un 45% menos que lo que recaudó en sus primeros días Insurgente, la película anterior de la serie.

Por lo mismo, y considerando que el presupuesto informado fueron 110 millones de dólares, la compañía Lionsgate –a cargo también de las sagas Crepúsculo y Los Juegos del Hambre –decidió recortar el dinero disponible para la cuarta y última parte, Ascendente, a 85 millones, la misma cantidad que hubo disponible para Divergente, la primera parte de la saga.

seriedivergente2

Afectó, además de una calidad que avanza inversamente proporcional a la cantidad de adaptaciones, el hecho de que, al igual como se eligió para Los Juegos del Hambre, se dividió el último libro en dos partes. Lo que, sumado al espectador común –dejando de lado obviamente al fanático tenaz –algo cansado de ver tantas historias parecidas seguidas, está empezando a enterrar el “boom” de libros juveniles adaptados a la gran pantalla. Por lo menos, hasta ahora, mantiene su fecha de estreno para junio del 2017. Harto falta eso sí y mucha agua puede pasar bajo ese puente.

Sobre Abelka


Twitter: @AbelCain11
Correo: abelka@galadnor.cl
Autodidacta casi siempre. Co-administrador. Amante del cine, de los libros y de la música. Y aunque casi siempre reclama y anda con la weá, apoya el carpe diem.