Título Original: Harry Potter and the Sorcerer’s Stone
Duración: 152 minutos
Año: 2001
País: USA
Director: Chris Columbus
Protagonistas: Daniel Radcliffe, Rupert Grint,
Emma Watson, John Cleese, Robbie Coltrane

Sinopsis: Harry Potter se entera, el día de su décimo primer cumpleaños, de que es el hijo huérfano de dos poderosos hechiceros, y que él mismo también posee poderes mágicos. En el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, junto con otros niños que también tienen algún tipo de poderes y donde aprenderán todo lo necesario para ser magos, Harry se embarcará en la aventura de su vida.

Imagen enviada

La primera entrega de esta saga nos invita a viajar a un mundo paralelo de hechizos, seres extraños y mucho misterio. Como película de aventuras fantásticas, “La piedra filosofal” es el puntapié inicial perfecto para adentrarnos a la vida en la Academia Hogwarts. Vamos conociendo a los distintos –y muchos –personajes que condimentan la historia con sus particularidades y observamos cómo los protagonistas viven su primer año de escuela de magia.

El director logra fluidez con una historia sin mucha profundización en el argumento ni en la historia. La trama de esta primera parte es simple, con un gran misterio a descifrar, pero del que se dan las pistas suficientes para lograr un desenlace digno de su desarrollo. Pese a ser extensa –y teniendo en cuenta que es una de las más cortas de la saga –posee una velocidad constante y que no decae. Los diálogos permiten agarrar a grandes y chicos con las explicaciones precisas y con personajes claramente diferenciados desde su primera aparición.

Imagen enviada

En el trío protagónico podemos ver a tres estereotipos claramente identificados: Hermione como la sabelotodo fría y que evita ser expuesta; Ron como el lerdo compañero de aventuras y dispuesto a todo por sus amigos; y Harry que es una especie de “El elegido”, con un pasado que se revela por partes y que le tiene como un niño “especial”.

Observamos escenas de acción bastante entretenidas y correctamente logradas –la cinta tiene casi diez años -, aunque en algunas secuencias se abusa del uso de efectos especiales sin un resultado tan bueno (el juego de quiditch, por ejemplo). Aún así la película se mantiene con una calidad técnica impresionante, pues los efectos en general son excelentes –salvo lo mencionado anteriormente, que en realidad no llega a molestar –, la fotografía es precisa y pulcra, los espacios cerrados están minuciosamente trabajados sin escaparse detalles (la tienda de varitas y las escaleras de Hogwarts, por ejemplo), lo que entrega un resultado que a simple vista no es sumamente importante, pero que en su aspecto general logra una naturalidad y un realismo perfecto en cuanto a escenografía.

Imagen enviada

Los personajes secundarios son importantes en su medida, apareciendo mucho menos que los protagonistas, pero con misiones durante la historia casi tan relevantes como las que llevan a cabo el trío de jóvenes alumnos. Las piezas faltantes de la aventura se van conociendo junto con seres mitológicos y leyendas que mezclan la magia, las creencias religiosas y la tolerancia, último tópico muy bien defendido por la película, aunque cae un poco al poner en escena personajes sobreactuados que pierden credibilidad –aunque ganan aportando comedia -, como la familia con la que vive Harry.

Esta primera “Harry Potter” cumple con una historia liviana, rápida y con una calidad técnica muy buena; con actuaciones no óptimas pero aceptables para los papeles protagónicos y más de dos horas de entretención en familia. No es necesario haber leído el libro para entender y disfrutar de esta aventura mágica tan conocida a nivel mundial.

Imagen enviada

Calificación: 7/10.

6 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES