Andonella y Plaqueta son dos mexicanas que unieron sus poderes para realizar un libro que es ideal para todas aquellas niñas (y adultas) que quieran saber más sobre su cuerpo, el feminismo e incluso sobre relaciones personales. Todo con infografías, dibujitos y mucho glitter nos dan unas pinceladas de todo lo que siempre necesitaste saber mientras estabas creciendo.

Las autoras de #AmigaDateCuenta, estuvieron de paso en Chile para hacer la presentación de su libro en el Festival de autores 2019 y gracias a Editorial Planeta Chile tuvimos la oportunidad de hacerles algunas preguntas y conversar con ellas.

¿Cómo nace la idea de este libro?

Andonella: Nos conocimos y nos caímos súper bien…

¿Cómo se conocieron?

A: Me entrevistó Plaqueta para su programa.
Plaqueta: Trabajo en un programa de televisión que se llama Itinerario. Hoy en Itinerario conoceremos a tres ilustradoras mexicanas cuyo trabajo está destacando en redes sociales…
A: Y me entrevistó y resultó que las dos tenemos colecciones de muñecos horribles y nos llevamos súper bien. Como que yo sabía quién era Plaqueta, pero no la conocía bien. Empecé a leer sus textos y pensé: Está increíble, tenemos que hacer algo. No sé un webcomic, un fanzine o lo que fuera.
P: Y yo así como Ay, Andonella es súper cool, quiero ser su amiga pero no sé cómo. Y justo se iba de viaje a París y yo le mandé una lista de cosas que a mí me habrían gustado de París totalmente fuera del radar.
A: Me mandó a lugares increíbles.
P: El museo de los autómatas y de la magia.
A: A ese no fui porque justo estaba cerrado, pero fui a la tienda de animales disecados. Y tienen hasta una jirafa en un edificio.
P: Tienen un oso polar del tamaño del cuarto.
A: Todo en un edificio súper antiguo que no entiendo ni cómo demonios metieron una jirafa ahí. Y para una segunda entrevista…
P: Pasaron los años, unos tres años después, Andonella ilustró un libro sobre la moda en México bien chido e igual que antes: Hoy en Itinerario entrevistaremos a los autores de Mextilo, el libro de la moda mexicana.
A: Y ya de ahí nos fuimos por unas chelas y hablamos de que había que hacer algo juntas. Primero, empezamos a hablar cosas como de que hay que trabajar con el acoso porque Plaqueta había sido Lady acoso y yo también, muy adolescente sufrí acoso y durante años sentí: por qué no tuve las herramientas necesarias para decirle a mis papás o hablarle a alguien. Y ese fue el primer tema y de ahí empezamos a hablar de más y más temas, y mientras estábamos ahí pensamos hay que hacer un libro.
P: Habíamos visto que no había un libro como este.
A: Todos los libros que hay medio así son como gringos o europeos.

Porque en general los textos que hay sobre estos temas son demasiado académicos o llegas a través de referencias de otros textos que ya te hablaron de algún tema, pero no específicamente para jóvenes.

P: Incluso de cosas que ya sabías, te invita a verlas desde otro punto de vista y, como es ilustrado, todo es disfrutable aunque ya domines el tema. Uno se acerca y piensas sí, es cierto, estoy de acuerdo, esto ya lo sabía, sí, pero sigue siendo divertido.
A: Justo, a partir del humor también puedes captar la atención más fácil, porque lo otro es tan solemne y tan serio, que es muy ay, pero no, que weba. Es un tema que podemos hablarlo con humor y viene del dolor, de cosas que nos han dolido muchísimo y nos han enojado por mucho tiempo, pero también se puede hablar con humor de estos temas.
P: Y eso es otra clave, detectamos que tenemos sentido del humor muy similar y que nuestra forma de comunicar todo era el humor. Ella en lo gráfico y yo con las letritas, y por eso era muy evidente que funcionaría. Y funcionó.

Claramente es un libro que está enfocado en las nuevas generaciones, desde el título hasta la forma en que está confeccionado, ¿cómo fue la adaptación del material?

P: Fue muy natural, aunque al principio me sorprendí a mí misma hablando con un tono muy condescendiente y a mí me cargaba que me hablaran así, y lo ideal era hablar como hablo con todo mundo. También como para procrastinar estaba leyendo libros súper gordo de neurobiología y no podía escribir si no terminaba de leer eso, pero no lo estaba entendiendo.

¿Tuvieron asesoras?

P: Sí, en algunos temas. Igual yo tengo práctica en traducir temas no tan tan elevados, que es algo que pasa en publicidad, he tenido la desgracia de trabajar en publicidad, te mandan un boletín asqueroso, súper mal escrito, que tienes que traducir para que se entienda. En este caso era lenguaje científico, de cosas muy técnicas y traducirlas para que se entendieran. Y sí, recurrimos no solo a los libros súper gordos de neurobiología, sino que le preguntamos directamente a varias expertas, que son las que tienen sus dibujitos en el libro.
A: Es bien necesario (hacer esa transformación de material), por ejemplo, yo que trabajé un tiempo en Pictoline y me gusta mucho también hacer infografías y desglosar todas esas cosas a lo visual. Es súper efectivo al final, la gente puede decir ahhh, de eso se trataba. Se digiere más fácil.
P: Y al mismo tiempo, no ser condescendiente ni subestimar a la lectora. Por ejemplo: hay florecitas y abejitas y….

¿Cómo hicieron la selección de temas? Porque en el libro podemos ver que está dividido en tres, la parte del cuerpo, la de las relaciones y de tú con el mundo.

P: Esa parte fue hasta el final, primero hicimos una lista de temas.
A: Primero fue con esa lista y ya luego fuimos acomodando temas.
P: Originalmente de esa lista eran cuatro grandes capítulos, sobre la marcha se fueron acomodando y terminamos fusionando dos capítulos. Ya ni me acuerdo cuál era el cuarto.

¿Y sacaron información?

P: Sí, había una cosa del ciclo de la moda, que era más como de ser compradora compulsiva. Un poco basada en hechos reales, pero eso salió. O cosas que eran un poco más reiterativas, temas que terminamos fusionando.
A: Sí, hubo temas como el de la menstruación que igual no lo profundizamos más. Bueno, aquí (en Chile) son 187, en México son 198 páginas.
P: ¿Por qué son menos? ¿Qué quitamos? Aborto se cortó.
A: En aborto se quitó algo, y ya. Preferíamos tocar más temas, porque al final el libro invita a seguir investigando.
P: Deberíamos leer el índice original para ver qué dejamos afuera, ya no me acuerdo qué era. Y bueno, ya teníamos eso y fue cuando lo propusimos a la editorial así hola, tenemos una idea del libro, ¿nos quieren publicar? Y ya.

¿Cómo fue el tema de adaptación a diferentes países?

A: Estuvo bien bonito.
P: Sí, fue muy divertido. En el chileno primero mandaron un pdf ya trabajado, pero detectamos que tenía muchos modismos, y pensamos que no hay manera de que esto se entienda en Chile. Entonces, yo me puse a trabajarlo con Arelis Uribe, una amiga, por whatsapp del tipo amiga, ¿cómo se dice esto? y terminamos de adaptar la parte del lenguaje. Aun así, según yo una adaptación así hardcore no se entendería nada. Nosotras no entenderíamos nada. Justo cuando llegamos a Santiago y el chavo que nos llevó al hotel hablaba rápido y nosotras nos miramos perdidas.
A: No le entendimos nada.
P: Lo más chido era adaptar a las ídolas de estilo que amamos.
A: Como Cecilia la incomparable, que no sabíamos que existía.
P: Sí, super chingona. Eso estuvo bien chido, ver cuáles conservábamos, cuando me enteré que conocen a Alejandra Guzmán no me lo podía creer. Le mandé la foto a Arelis y no sabía quién era. Amiga, les invito a cantar en el karaoke sus canciones de los 90s. También la parte de feminicidios fue…uf… nosotros tenemos 9 feminicidios al día y aquí son super poquitos. Que chido vivir en Chile pensé, aunque bueno, mientras siga habiendo uno eso es harto. ¿Qué más? Nos dio gusto ya poder hablar de aborto con tres causales. 

Todavía sigue siendo un tema bastante polémico, hay mucha discusión al respecto.

P: Sí, siempre discuten un grupo de señores que salen con argumentos del tipo los perritos no abortan, lo dan en adopción. Les buscas hogar a los perritos. Es como: señor, ¿en serio?

¿A cuántos países se adaptó?

P: A Colombia, Argentina y acá. El de Colombia se está distribuyendo también en Ecuador y en Perú.

¿Creen que en latinoamérica haya una cultura generalizada diferente a Europa o Asia con respecto a estos temas que de pie para que un libro sea de raíz latinoamericana?

A: Creo que hemos vividos cosas que en Europa y Asia son diferentes. Nosotros de raíz tenemos los mismos problemas que vienen justo de la colonia.
P: Sí, creemos que podrían haber adaptaciones.
A: Pero al final nosotros compartimos algo de la sociedad que es diferente a ellos. Y justo lo horrible es que siempre consumimos cosas que siempre vienen de Europa o de los gringos.
P: No fue algo que pensáramos en el momento de hacerlo. Pensamos en lo local y en lo que conocíamos y ya después funcionó en toda la región.
A: Por eso ustedes lo toman como igual que una de nosotras.
P: Pero bueno, cada país va a su ritmo. Por ejemplo, aquí con el aborto fueron muy no, esta parte la vamos a cortar. En la versión mexicana es algo que tuvimos que cambiar, en la versión original yo ponía bueno, puedes abortar en tu casa. No te vamos a decir cómo, pero puedes contactar a estas colectivas que te dan acompañamiento. Y fue como wey, no mames, no. Y yo bueno. Entonces, si bien es sugerido que si todo lo demás falló, contacta estas páginas https://www.howtouseabortionpill.org/howto/. En el de Chile no hubo forma de dejarla. En Argentina sí fue de ah, esto no lo tienen que maquillar. Esto aquí está super normalizado.

En una película La boda, mostraban que el aborto en Bélgica costaba como tres euros y era un proceso de lo más normalizado. 

P: A eso tenemos que aspirar. Las personas privilegiadas se han hecho abortos seguros toda la vida y se los seguirán haciendo de forma segura. Sí, lo de los costos también es frustrante. En Ciudad de México el aborto es legal desde el 2007, y el servicio se provee en algunas clínicas públicas, privadas hay muchas, pero públicas hay muy pocas. Están en lugares apartados, difíciles de acceder. La información no es muy clara en internet y es gratis, pero tienes que llevar un estudio (que no es gratis), tu prueba de embarazo, un ultrasonido, llegar a las 5 de la mañana en ayuna y afuera están los profeto con sus cartelitos. Lo que nos dio chingo de rabia, es que si vienes de fuera de CdM sí puedes abortar en las clínicas públicas, pero te hacen un estudio socioeconómico y tienes que pagar como 50 dólares, que no es poco. Además de todo el viaje de ir a otro estado. Es algo que da mucha rabia. Por eso queremos normalizar y desestigmatizar más el aborto con misoprostol, porque si hay el acompañamiento necesario y sigues las instrucciones es un aborto seguro.

Para finalizar, ¿cuál sería el consejo que le darían a su yo del pasado?

P: Aww, amiga, Plaquetita bebé. 
A: Que no estás sola, que no es tu imaginación, sino que es culpa del maldito sistema patriarcal. No eres tú, es el mundo.
P: Guau, sí. Yo sí sufrí muchísimo creyendo que le debía delgadez al mundo, entonces, Plaquetita bebé, no andes con chingaderas, las dietas no sirven.
A: Amiga, date cuenta.
P: Sí, es una mamada todo.
A: Deja de buscar la aprobación masculina y que las mujeres podemos ser amigas, y debemos ser aliadas.
P: Y no dejes de dibujar, aunque te digan que no sabes.

 

Agradecemos a Andonella Plaqueta por su disposición a responder preguntas y a Editorial Planeta Chile por darnos la oportunidad de entrevistarla. No olviden que el libro se encuentra en librerías y que nuestra reseña está disponible para que sepan más sobre el libro.

Agregar comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES