Pages Navigation Menu

Entrevista a Blue Jeans sobre La chica invisible

El famoso autor español de libros juveniles, Blue Jeans, decidió alejarse de los libros de corazoncitos, como él dice, este año para sacar su primer thriller: La chica invisible. Sin alejarse de los libros juveniles, le da una vuelta nueva a este género que tiene a sus máximos exponentes un poco alejados de la actualidad. Hablamos sobre eso y más en la siguiente entrevista:

Primero que todo, ¿por qué escribir para jóvenes?

Porque empecé en internet, en fotolog, en el año 2008 y era la gente joven la que usaba las redes sociales. Entonces, si quería que la gente me leyera tenía que adecuar lo que escribía a los usuarios y era gente joven. Así que empiezo así, a escribir para jóvenes, Canciones para Paula funciona bien, ¿pues para qué cambiarla? Y cuando Planeta me contacta y me dicen Mira, queremos que escribas juvenil, bueno, ahí viene todo de escribir para jóvenes y, la verdad, a mí me gusta. Me lo paso muy bien. Me ha ido bien. Es mitad pasión y mitad porque me ha ido bien estos años. Con La chica invisible dejé de lado los corazones por los asesinatos, pero sigue siendo juvenil.

¿Por qué misterio? 

Porque es lo que yo leo. Llevo leyendo misterio desde que era jovencito. Mi autora favorita es Agatha Christie, leí todo de ella, los 66 libros, vi las serie de Poirot, de Miss Marple, las obras de teatro, todo. Yo no soy nunca fan de nada, solo de Agatha Christie. Entonces, cuando Planeta me plantea oye, Paco, ¿ahora que hacemos? Mira yo le dije, ¿por qué no hacemos un thriller, pero juvenil? No quitamos en el universo Blue Jeans, que ha funcionado bien, pero vamos a centrarlo en un asesinato. Entonces, a partir de ahí… me lo he pasado muy bien escribiendo La chica invisible.

Sobre tu forma de escribir, ¿tienes planificado todo desde antes?

Siempre he sido de dejarme llevar, yo escribo todos los días en una cafetería de Madrid. Y allí me siento ocho horas de lunes a domingo y me dejo llevar por lo que voy sintiendo, por lo que creo que puede sentir el personaje. Bueno, ¿qué pasa? Que con La chica invisible se comete un crimen en prólogo y tienes que llegar a un epílogo dándole sentido a toda la trama. Entonces… me compré una pizarra. Una de esas grandes y a partir de ella tienes una visión mucho más amplia del libro, de los personajes y la historia, con flechitas para un lado y para el otro. Con línea temporal de cómo es el crimen, a las 14:05 pasa esto, a las 14:07 esto otro; aunque no salga en el libro yo lo tengo que tener todo controlado. Entonces, sí que sigo dejándome llevar porque es mi estilo, mi forma de escribir, pero todo dentro de un orden y una disciplina, que poco a poco voy adquiriendo y con la que me voy sintiendo cada vez más a gusto.

Entonces, ¿ese fue el mayor reto con este libro? ¿La estructura de la novela?

Este libro, sobre todo, tuvo ese reto y el de no equivocarse en temas policiales, judiciales y procesales, de los que no tengo ni idea.

¿Cómo fue esa investigación?

Fue muy divertida y curiosa, porque mi padre es procurador de los tribunales, que es como una especie de abogado, entonces, conoce todo el mundillo ese. Mi madre lo ha estado ayudando desde hace 35-40 años, entonces las conversaciones telefónicas han sido del tipo oye, papá, ¿qué pasa si pasa esto o esto otro? ¿Quién tiene que estar en el lugar del crimen? ¿A quién hay que llamar? Entonces, todo lo que aparece en el tema procesal que a mí me preocupaba, está muy detallado. No es CSI Miami, con esas huellas que aparecen. Esto tiene otro proceso, en un pueblo pequeño como el de la novela no hay un departamento de prensa que salga la chica rubia a decir tenemos un asesino y alertamos a la ciudadanía. Esto es de otra manera, cada cosa con su rango y nombre. Todo eso está en el libro intentando que no sea aburrido para el lector.

De hecho, el libro es muy atrapante.

Pero con los lectores jóvenes de 15-16 años, que salga procesal o la guardia civil, se pone aburrido para ellos. Entonces, tuve que dar los detalles justos para que fuera correcto y para no cansarlos.

Hay cosas que no salen en el libro, porque no tercian. Mi padre me hablaba una hora: pues el caso de no sé qué, no sé cuánto… y yo: papá, que te he preguntado por la huella. Ha sido muy entretenido, sobre todo las conversaciones navideñas sobre asesinatos. Yo he visto muchos programas de televisión también.

Cuando tengo dudas incluso tenemos conversaciones sobre asesinatos. Cuando vas hablando y hablando en voz alta sobre el capítulo tanto, que no sé como llevarlo hasta allí donde quiero, y hablando de eso, de buenas a primeras se enciende la bombillita y ese es el momento en que dices: Ya tengo lo que me faltaba, justo para que el crimen tenga sentido. Muchas veces en tu cabeza vas viendo solo lo que tienes delante, pero no ves lo que tienes al rededor. Cuando lo hablas o lo dices en voz alta o alguien te plantea una duda a la que tú no tienes respuesta, piensas: ¿Y si el lector se hace la misma pregunta que se están haciendo ellos? Tengo que solucionarlo.

En la novela puede pasar cualquier cosa porque es una novela, pero todo tiene que ser real. Es decir, aunque bajen los marcianos, la nave tiene que ser de una manera concreta porque o si no, no es real. Yo puedo tener poderes, ser invisible o estar aquí y con superpoderes pasarme allí, pero si no tengo superpoderes no puedo estar aquí y en un segundo estar allí, tardo 6 segundos en llegar.

¿Te interesaría escribir libros de fantasía?

Es que en España está Laura Gallego, Harry Potter… creo que mi camino va por otro sitio. Tampoco he sido nunca un gran lector de fantasía. Soy más de novela realista y de misterio, es lo que he leído y leo actualmente. Entonces, escribir algo simplemente por escribirlo, no sé. No quiero cerrar puertas. Pero a día de hoy estoy tan bien asesinando gente, ahora terminé hace poco la segunda parte…

Ah, ¿ya está lista? ¿Qué podemos saber?

Sí, la he terminado el día antes de venir. En esta semana se la mandaré a mi editora para que la corrija. Se puede saber que se llama El puzzle de cristal, eso ya lo he publicado en las redes sociales, que saldrá en 2019 y que, bueno, vais a encontrar las respuestas que quedaron pendientes en La chica invisible y, bueno, que habrá más trama, más asesinatos. Nuevos personajes, personajes de los libros anteriores y, bueno puedo decir, que es el libro más complejo que he escrito en mi vida, porque se van desarrollando varias tramas que tienen que coincidir luego. Y que son temas bastante complicados, si esta novela no fuera juvenil no pasaría nada, pero es juvenil porque los personajes son juveniles y, bueno, me he vuelto loco un poco. La pizarra la he escrito y borrado seis o siete veces. Espero no haberme contradicho en alguna cosa, pero estamos en la fase de corrección.

Sobre los personajes nuevos, ¿podemos conocer a uno?

Volviendo a Agatha Christie. El otro día hice un concurso en Twitter para determinar el nombre de un personaje del segundo libro que es la abuela de Julia, Pilar, que tiene 73 años y es una especie de Miss Marple. Está basada en ella, pero española. Es muy parecida a Julia. Pilar es un personaje muy curioso, me lo he pasado muy bien con ella. Con un sentido del humor muy particular, muy característico.

¿Te gustaría que Julia fuera tu Poirot, miss Marple o Holmes? ¿Tiene algo de alguno de esos detectives?

Ojalá, ojalá fuera mi Poirot o mi Miss Marple. Los detectives juveniles que existen son de varios años atrás, ese fue otro motivo para animarnos con este proyecto. Cuando partimos con Canciones para Paula era el único libro blanco con corazoncitos que había en el momento. Y ahora con el misterio, este no está muy masificado en la literatura juvenil. Y ojalá haya más autores que se animen a escribir misterio y con gente joven.

Hay algunas cositas. Holmes hablaba de las células grises, luego, Agatha lo tomó para Poirot y yo lo tomé de ellos. Menciono mucho Asesinato en el Oriente Express, Diez negritos, está claro que estoy influenciado en todo esto. Entonces, sí hay cosas de los clásicos y de otros actuales como Dolores Redondo con la Trilogía del Baztan, tenemos Eva García Sáenz de Urturi con la Trilogía de la ciudad blanca. Creo que el género está empezando a resurgir y yo estoy ahí, de hecho, ya me han invitado este año a certámenes de novela negra y cosas así.

Quizá tu libro pueda servir de invitación para la gente más joven que le tiene miedo a llegar a los clásicos del misterio.

En España hay un festival que se llama Semana Negra, a mí me incluyen este año en el programa por eso. Oye, nos interesa que la gente joven te conozca a ti, pero que también conozcan a otros autores de novela negra. Que sepan quien es Agatha Christie y Conan Doyle. Entonces, si abrimos un camino ahí, dentro de un punto de vista modesto sin ser nadie como ellos, pero algún chico sí que me ha dicho que se va a leer Muerte en el Nilo porque lo menciono. Si sirvo un 1% para que alguien lea a Agatha Christie, estoy feliz.

Libro favorito de Agatha Christie.

Es que hay tantos. Siempre digo Diez negritos y Asesinato en el Oriente Express que son los más famosos, también me gusta mucho Muerte en las nubes. Muerte en el Nilo. También me gusta mucho El misterio de la guía de ferrocarriles, que lo he metido de alguna manera en alguno de los libros. Muerte en la vicaría, Asesinato en el campo de golf, Sangre en la piscina… es que son muchos. Creo que volvería a Diez negritos y Asesinato en el Oriente Express por los finales que tienen y cómo se desarrollan. Es la mejor y la mujer que más libros ha vendido en la historia de la literatura.

¿Te interesarían adaptaciones? ¿Cuál prefieres?

Pues ojalá. Esto es muy complicado, me gustaría que La chica invisible tuviera una serie en Netflix. Serie, película, cualquier cosa, un musical, una obra de teatro… todo lo que sea sumar es beneficioso y muy divertido. La época de El club de los incomprendidos me lo pasé muy bien, intervine muy poco, pero fue muy divertido. Con Élite ya tenemos un boom de series españolas que pueden ayudar. Gracias a 13 razones la gente se está dando cuenta de que los jóvenes ven series.

Yo estoy contento con el libro, La chica invisible, hemos conseguido que se traduzca para el año que viene tanto en chino como italiano. Haré una gira por Italia que para mí, estar en otro país europeo, pues es muy bueno, es crecer y progresar. Estoy muy contento con el resultado en España y Latinoamérica, entonces, tengo que seguir en lo mío y si luego surge algo como una película, una serie, un musical… me encantaría un musical. En España hay un boom de musicales. Un musical de los incomprendidos, de Paula, yo lo voy dejando en las redes sociales, no me hace caso nadie, pero si alguna vez sale, pues sale. Yo encantado con cualquier cosa.

¿Trabajas un libro a la vez? ¿O con varios proyectos como Victoria Álvarez, Iria y Selene, Gema Bonnín o Andrea Izquierdo?

Están locas todas. Con todo el respeto, son amigas mías, pero están locas. Yo digo, haber, no sería mejor centrarnos en el libro que tenemos y trabajar en él. Es que estas se han vuelto locas, parece que se pican para ver quién tiene más proyectos. Ahora que Iria y Selene están viviendo juntas, son super peligrosas, parece que acuden ahí todas a darse ideas y hacer proyectos. En el buen sentido todo, que son buenas amigas y les tengo muchísimo cariño y respeto.

Mi procedimiento es libro a libro. Yo puedo tener siete ideas, ocho ideas, que las tengo, de vez en cuando me pongo a iniciar historias. Pero en el momento en que empiezo a escribir el libro, no sé cómo lo hacen ellas, porque estar con una historia necesita todo mi tiempo y toda mi cabeza. Escribo todos los días, atiendo las redes sociales, entrevistas, giras, librerías… es imposible llevar dos libros al mismo tiempo. Hace años sí que lo he hecho, cuando era más joven. Es mejor hacer uno bien y dedicarle todo su tiempo.

¿Qué tan difícil fue escribir este libro para que funcionara como autoconclusivo?

Yo sabía que habría un segundo, es verdad y no es secreto porque lo he dicho otras veces, que el epílogo del libro no le gustó a las editoras. Y me lo hicieron cambiar. ¿Qué pasa? Ellas pensaban que era mejor dejarlo todo cerrado, pero a mí me gusta escribir epílogos y les escribí cuatro y nos quedamos con el que más nos gustó. Creo que es mejor que el primer epílogo que escribí. Julia podría haber quedado ahí cuando pasó eso, pero es que me salió un epílogo con otra historia en la cabeza. De hecho, cuando terminé la segunda parte… bueno, no diré nada más.

De momento estoy muy satisfecho con La chica invisible y el que viene después. ¿Habrá otra cosa después? Tendrán que leer El puzzle de cristal para saberlo.

Agradecemos a Editorial Planeta por darnos la oportunidad de conversar con Blue Jeans, y agradecemos especialmente al autor por su simpatía y darse el tiempo para tener una entretenida conversación. Esperamos que les haya gustado y los dejamos invitados a participar por un ejemplar firmado del libro La chica invisible en nuestra cuenta de Instagram.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *