“Gigantes de Acero”, la nueva película que nos trae Andes Films, aterriza en la cartelera nacional en paralelo que su estreno mundial –en Estados Unidos se estrena oficialmente este viernes 7 –con Hugh Jackman a la cabeza y con una mezcla de géneros que, por lo menos, interesa de ver desarrollados.

El mandamás a cargo de la operación es Shawn Levy, quien ya tiene experiencia en mezclar ficción con realidad en sus dos películas de “Una noche en el museo” protagonizadas por Ben Stiller. Y su anterior dirección fue en “Una noche fuera de serie” (Date Night, 2010) donde logró al menos entretener con una comedia de situaciones protagonizada por Steve Carrel y Tina Fey.

Pero en “Gigantes de Acero” nos encontramos con un híbrido que se deja entrever desde un comienzo. Tenemos la base argumentativa por un lado, que es la relación casi inexistente entre padre e hijo (Jackman y un vigoroso Dakota Goyo) y el tira y afloja con el personaje de Evangeline Lilly –la Kate de Lost –y  por otro lado está la ficción con el desarrollo de la historia adornada con una importante cuota de acción.

Todo esto se junta en un guión que apela a la falta de sorpresas, debido principalmente a su interés en la superación y los clichés de las películas sobre deportes –aunque consideren o no al boxeo como deporte –donde siempre pasa lo mismo.

Y claro que es así, sobretodo con el guionista John Gatins a cargo, que ya conoce de esto, con cintas como Coach Carter (2005) o Dreamer, del mismo año, con una pequeña Dakota Fanning.

Si no existieran los robots en “Gigantes de Acero”, ésta sería también una película de drama deportivo familiar. Pero la acción irrumpe y podemos realmente entretenernos con las peleas muy bien elaboradas y coreografiadas, para la mayoría de las cuales se usaron a boxeadores reales dirigidos por la leyenda “Sugar” Ray Leonard.

Existen en su desarrollo toques de humor que se agradecen, pues le dan fluidez al relato, así como la chispeante interpretación de Goyo como este terco niño que no se deja amedrentar por nada ni nadie, y su excelente química con Jackman.

Con todo esto, podemos decir que “Gigantes de Acero” posee falencias, como su falta de sorpresa, pero que éstas no hacen que la lancemos a la hoguera. Este título que se defiende contra viento y marea y posee una fuerza impregnada por sus propios personajes más que por la historia misma y por las brillantes escenas de lucha entre robots que harán deleitar sobretodo al público infantil o con alma de niño.

[youtube]CPMkO3u_99Y[/youtube]

11 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid OAuth access token.

Facebook

COLABORADORES