“Blue Valentine: Una Historia De Amor” puede engañar. Por su título, por sus actores hollywoodenses, por el género. Pero es importante mencionarles que para más de alguno será una película difícil de ver y de digerir.

No es típica, lo que puede ser muy interesante o sencillamente irrisorio de observar. Centrada en el génesis y apocalipsis de una relación tan cotidiana que puede parar los pelos, esta película deambula borracha de sentimientos palpables en la piel por la vida de la pareja protagonizada por Ryan Gosling (“Loco y estúpido amor”) y Michelle Williams (“Dawson’s Creek”, “Secreto en la montaña”).

Puede engañar la pareja, que en papel se ve perfecta, hermosa y cándida. Pero la verdad es otra. Y es difícil no hablar sobre el desarrollo de la película para explicarles el motivo de mis advertencias. Pero sólo les diré que “Blue Valentine” puede sorprender o confirmar, y en ambos casos se agradece que existan películas que se atrevan a contar las cosas sin artilugios y clichés.

Amantes de los dramas románticos melosos absténganse. Esto es muy distinto a “Diario de una pasión”, cinta también protagonizada por Ryan Gosling.

En “Blue Valentine”, Derek Cianfrance –su director y guionista –parece abrir su propia alma a punta de cuchilladas para mostrarnos y demostrarnos que no todo es color de rosa.

La musicalización es perfecta, con tonos a veces lúgubres y otras joviales, acorde a los altos y bajos presentes en lo que se muestra durante toda la película, incluyendo aquella perpetua escena donde el mismo Gosling canta mientras baila una angelical Michelle Williams.

“Blue Valentine” ofrece una mirada cruda, directa, sin miramientos ni concesiones al espectador. Pero el cuidado que Cianfrance le da a lo que retrata es, a la vez y sin contradecirse, minucioso y trabajado. No por nada estuvo casi una década escribiendo el guión. Es una película llena de detalles, en las actuaciones –mucha improvisación e instrucciones del director a ambos protagonistas por separado, por ejemplo –y  en lo visual –distintos tipos de filme para grabar escenas en pasado y presente, por ejemplo –.

Personalmente, recomiendo esta película a todos: forever alones, casados, solteros codiciados, novios, comprometidos, etcétera. Pero no me reclamen si después de verla terminan o no quieren nunca más enamorarse.

[youtube]R85t5kZ-UVM[/youtube]

8 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Instagram

Invalid OAuth access token.

Facebook

COLABORADORES