SINOPSIS: Drama centrado en tres mujeres: una mujer de unos cincuenta años (Bening), la hija (Naomi Watts) que dio en adopción 35 años atrás, y una mujer negra (Kerry Washington) que quiere adoptar un niño. Sus relaciones amorosas con los hombres, con sus hijos, con sus madres constituyen la trama de esta historia.

TÍTULO ORIGINAL: Mother and Child
AÑO: 2009
DURACIÓN: 125 min
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Rodrigo García
GUIÓN: Rodrigo García
MÚSICA: Ed Shearmur
FOTOGRAFÍA: Xavier Pérez Grobet
REPARTO: Naomi Watts, Annette Bening, Kerry Washington,
Samuel L. Jackson, David Morse, Jimmy Smits, S. Epatha Merkerson
GÉNERO: Drama

Escrita y dirigida por el colombiano Rodrigo García –hijo del escritor Gabriel García Marquez –nos llega retrasada un año “Amor de Madres”, precisa para el día de la madre que se celebra comercialmente por estas latitudes el segundo domingo de mayo.

Es un melodrama sobre la relación de las madres con sus hijos considerando varios momentos: el embarazo, el nacimiento, la muerte. Podemos observar una historia cargada de emotividad desde un comienzo, con un reparto que al menos le da por nombres peso a la película.

Y es que tenemos a Naomi Watts (“El Aro”, “21 Gramos”) y a Annette Bening (“Belleza Americana”, “The Kids Aren’t Allright”) como protagonistas, destacando con sólidas actuaciones, llevando sobre sus hombros un guión que en general es llevadero, aunque al final de tropieza tratando de hilar las historias.

Menos conocida es Kerry Washington, quien me agradó en “Ray” del 2004 como la esposa de Ray Charles, y acá también saca nota positiva con un realismo y profundidad que se transmite. Sobre los papeles masculinos en realidad no hay mucho que decir, no requieren bastante calidad actoral y cumplen más con la historia que con algún protagonismo.

“Amor de Madres” posee una estructura que roza la brillantez en varios momentos de su desarrollo, con actrices que ofrecen soberbias interpretaciones en sus respectivos papeles, y un excelente y pulcro uso de la fotografía y el aspecto visual en general, invitándonos a la reflexión junto con el disfrute de un cinta que si bien exagera su sensibilidad a ratos, logra adentrarnos en la historia que nos cuenta.

Si bien existe un sinnúmero de clichés en diálogos y acciones, y el desenlace resulta predecible, forzado y muy de película para mujeres, logra aguantar sin llegar a cansar sus dos horas de duración.

García se sabe dueño de una historia emocional, y la sabe exprimir hasta que la sensiblería se apodera de las escenas de “Amor de Madres”, convirtiéndola en un drama algo exagerado, pero que funciona a la perfección con el público al cual está dirigido.

 

3 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES