SINOPSIS: Marcus Cotton (Patrick Fabian), un predicador harto ya de vivir a costa de las creencias de personas desesperadas, decide poner punto y final a su carrera con un documental que desvele todos los entresijos y engaños que hay detrás del “negocio del exorcismo”. Louis Sweetzer, un ferviente fundamentalista, se ha puesto en contacto con él convencido de que su hija adolescente, Nell, está poseída por un demonio que es necesario exorcizar antes de que su terrible experiencia acabe convirtiéndose en una tragedia inimaginable. ¿Existe realmente la encarnación del mal o es simplemente una pobre chica aterrorizada por las circunstancias que la rodean?

TITULO ORIGINAL: The Last Exorcism
AÑO: 2010
PAIS: USA
DIRECTOR: Daniel Stamm
GUION: Huck Botko, Andrew Gurland
INTERPRETES: Patrick Fabian, Ashley Bell,
Charles S. Dutton, Iris Bahr, Lisa Bonet, Ving Rhames

Diga 33

Con su ya conocida premisa de “mockumentary” (o “falso documental”) como “Actividad paranormal” o “Rec”, esta película llega a las salas criollas con una única intención: vender la pomada.

Y claro que lo logra. Los que vieron el trailer y les interesó la película por esas escenas, saldrán muy decepcionados del cine, porque es lo único “intenso” que ocurre en sus 85 minutos de duración.

Cotton "exorcisando"

Los que no han visto nada y entran a la sala, puede que encuentren interés en la historia y en los personajes, pero saldrán de todas maneras con gusto a poco. Les explico el porqué.

La película disfraza en su propuesta de documental el hecho de ser de bajo presupuesto, pero lo que no puede esconder es la falta total de un guión mínimamente elaborado y de una historia, al menos, creíble.

Uno de los únicos puntos altos es la actuación de Patrick Fabian como protagonista (sólo ha hecho carrera “seria” en series de televisión), imprimiéndole carisma y fluidez a un personaje que es tan entretenido verlo interactuar que hace interesarse en la película misma.

Lo otro rescatable es el humor negro de la película. Supuestamente es de terror, pero saca risas, principalmente debido al papel del cura protagonista, manteniéndonos con los ojos en la pantalla, en su afán de desenmascarar los exorcismos.

Pero existen errores de continuidad de guión, de hechos pobremente explicados, de giros argumentativos ridículos, que hacen que “El último exorcismo” no califique para ser una película, siquiera, entretenida.

De hecho, hay dos cosas que aún espero: el último exorcismo, y el final de la película, pues cuando todo por fin toma forma y estamos en presencia de un clímax intenso (llegamos a él por razones sin mucho fundamento, pero es un clímax al fin y al cabo) luego de más de una hora de monotonía y lentitud… Paf!… aparecen los créditos.

Samara?

No hay razón para que vayan al cine a verla, porque no es ni explícita en su terror, y sus efectos de sonido (una puerta cerrándose amplificada) no valen la pena, a lo que recomiendo que la esperen en dvd para una tarde de sábado.

Nota: 3/10

11 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES