SINOPSIS: Cuento medieval con brujas, enanos y poderes mágicos. En las mazmorras del castillo de la malvada reina hechicera Bavmorda, una prisionera da a luz una niña que, de acuerdo a una antigua profecía, pondrá fin al reinado de la hechicera. La comadrona salva a la niña de la ira de Bavmorda, pero se ve obligada a arrojar su cuna al río cuando es alcanzada por sus perros de presa. La corriente le hace alcanzar un pueblo de enanos en donde es adoptada por el valiente Willow.

TÍTULO ORIGINAL: Willow
AÑO: 1988
PAÍS: USA
DURACIÓN: 120 min.
DIRECTOR: Ron Howard
GUIÓN: Bob Dolman (Historia: George Lucas)
REPARTO: Val Kilmer, Joanne Whalley-Kilmer, Warwick Davis,
Jean Marsh, Patricia Hayes, Billy Barty, Pat Roach

La guaguaaaa

Después de buscarla por mucho tiempo pude ver esta película ochentera que fue sugerida para ser comentada en este ciclo de fantasía, así que dicho y hecho aquí vamos con el pelambre.

“Willow” es una película que tiene varias similitudes con las demás películas de su género (y si quitamos las verdes locaciones por el espacio nos damos cuenta que es una Star Wars con capas y espadas), pero que posee singularidades que varias no poseen en el intento de contarnos historias fantásticas.

No te vayas Willow!

Entre ellas están el protagonismo atípico de un enano llamado Willow Ufgood que es el personaje central de la historia (un símil a Bilbo o Frodo Baggins, si así lo comprenden mejor) quien debe salvar una bebé especial de las garras de una malvada hechicera.

También es importante que “Willow” se centre mucho más en los personajes que en los hechos, mostrándonos caracteres con una profundidad que nos hace empatizar con ellos y, por consiguiente, con la historia que están viviendo.

I'm Batman!

El protagonista encuentra en un humano interpretado soberbiamente por un Val Kilmer que realmente se hace uno con Madmartigan, su personaje. Y la química existente con Joanne Whalley, su pareja en el set y posterior pareja en la vida real, exuda pasión y ayuda aún más al ya fluido guión de Bob Dolman.

La ambientación es correcta, con tal vez un único problema que es el poco contraste en espacios poco iluminados (escenas de lluvia o de días nublados) que hacen dificultosa la visibilidad por momentos.

Galadriel!

Los efectos especiales son perfectos, sin robarse la película, permitiéndonos disfrutar de una calidad visual muy buena para la época. La música también ofrece piezas sublimes a cargo del gran James Horner, llegando al clímax en batallas o escenas de dramatismo.

Y esto último, como recalcaba en un comienzo, hacen a “Willow” sobresalir de la media, al menos en su género. El drama es lo importante, no a cuántos se vencen, sino que cómo se usa la fuerza interna, la confianza en uno mismo, para poder vencer el más grande obstáculo, aunque seas un enano.

La malvada Bavmorda

El tamaño no importa, y Willow lo demuestra en una película emotiva, entretenida, algo más liviana que otras de su tipo, pero que permite mantenernos interesados en sus dos horas de duración.

Nota: 7/10.

4 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES