SINOPSIS: Alicia (Mia Wasikowska) es una chica de 19 años que regresa al mundo mágico donde se adentró siendo una niña para reunirse con sus antiguos amigos: el Conejo Blanco, Tweedledee y Tweedledum, El Lirón, La Oruga, el gato de Cheshire, y por supuesto, el Sombrerero Loco (Johnny Depp). Alicia se embarca en un viaje fantástico para encontrar su verdadero destino y poner fin al reinado de Terror de la Reina Roja (Helena Bonham Carter).

TÍTULO ORIGINAL: Alice in Wonderland
PAÍS: USA
AÑO: 2010
DIRECTOR: Tim Burton
GUIÓN: Linda Woolverton
REPARTO: Mia Wasikowska, Johnny Depp, Michael Sheen,
Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, Alan Rickman

Lo mejor, lo visual

La adaptación que hace Burton (El joven manos de tijera, El gran pez, El cadáver de la novia), no es exacta para ninguno de los libros de Lewis Carroll, ya sea En el país de las maravillas o A través del espejo. No vuelve a contar la historia de Alice, como niña, sino como adolescente a un paso de la adultez. De acuerdo a como se desarrolla, sería más una secuela de los libros, que la adaptación de ellos.

Como tal, es una bastante libre lectura del clásico de Carroll, y que sigue la línea típica de Burton: mucho colorido (como en Charlie y la fábrica de chocolates) que logra la psicodelia en gran parte del metraje y personajes desquiciados al borde del colapso. Todo esto reunido puede parecer el escenario perfecto para disfrutar de una obra maestra del director.

Los gemelos!

Pero Burton no logra deslumbrar en calidad. A pesar de una excelente fotografía y un guión renovado, no existe en “Alicia” una seriedad o una profundidad. El drama es insulso y la película viaja en un vertiginoso desarrollo que la hace más ruidosa que concreta, perdiéndose en una ambigüedad  que nos hace dudar si está orientada a grandes o niños, pues a mi parecer ni siquiera eso está claro.

Las actuaciones son, en general, buenas, y es uno de los puntos que la salvan, con un bien caracterizado Sombrerero en manos del ya fetiche de Burton Johnny Depp, y una excelente Reina Roja interpretada por una muy histriónica Helena Bonham Carter (quien es también la esposa del director).

Simpático el perrito

Los efectos especiales deslumbran, sobretodo el gato de Chesire, con una fluidez y pulcritud correctísima que se puede percibir por ejemplo en la escena del té o la secuencia épica final. Dicha escena es la que más se aleja al espíritu del país de las maravillas, y que corona de forma negativa una historia muy desaprovechada.

“Alicia”, en manos de Burton, se convierte, de un clásico de Disney de los años cincuenta, en una historia corriente, plana, sin brillo y con un clímax forzado. Esto sumado a una Mia Wasikowska (Defiance, Rogue) que produce rechazo durante toda la película, junto a otros personajes (una irritante Reina Blanca por ejemplo) que quedan olvidados en una construcción a medias.

Adivinen quién se repite el plato

Como indicaba, la factura técnica es excelente, con un aspecto visual muy trabajado, lo que junto a una muy buena música incidental del otro inseparable de Burton, Danny Elfman, logran salvarla del abismo.

Así, la nueva película de un casi siempre notable Burton se salva por poco del abismo y su sello personal en el aspecto visual le permite entretener, pero sin lograr interesar demasiado al espectador, con una historia olvidable y más alborotada que elaborada.

Nota: 3/5

9 comentarios

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Facebook

COLABORADORES